Margarida Plana, CEO y propietaria de EoEnergia: “Animo a las empresas a que hagan negocios allí”

Margarida Plana: “Creo que cuando eres mayor aprendes idiomas de forma diferente, es más sencillo”

Según Margarida Plana, CEO y propietaria de EoEnergia, apasionada del norte e ingeniera, los países nórdicos son excelentes para visitar como turista, pero también muy interesantes para establecer negocios. Ella estudia noruego porque ve que es una manera buena de generar confianza con sus clientes y, además, le encantan los idiomas.

¿Cuál es el perfil de tu empresa?

Ofrecemos innovación ligada a la energía, no solo renovable, sino a la eficiencia energética. Trabajamos en herramientas y estrategias que mejoren el comportamiento energético y la gestión de los recursos de los clientes. Por ejemplo, estamos trabajando en Aviapolis, un proyecto que está desarrollando una nueva ciudad eficiente al lado del aeropuerto de Helsinki.

Siendo una empresa de aquí, podríamos pensar que su actividad está centrada en soluciones en nuestro entorno, pero la has enfocado mucho a los países nórdicos. ¿Por qué?

No es del todo así. Yo abrí la empresa en 2009 y tenemos parte de los clientes aquí, pero siempre nos llamó mucho Europa. En verano de 2015 fui a Noruega. En febrero de 2016 volví otra vez. Al final de la dark season ese azul ártico me enamoró, y empecé a partir de ese año a aprender noruego. Dio la casualidad que en el congreso Smart City de Barcelona conocí gente de Helsinki, Göteborg y Oslo. Y una cosa llevó a la otra.

¿Qué hay de diferente allí en cuestiones energéticas?

Que allí todo se enfoca de forma distinta. Allí se procura que cualquier edificación, infrastructura, actividad industrial o forma de transporte sea energéticamente eficiente (escuelas, aeropuertos, hoteles…). Esta visión encaja perfectamente con nuestros proyectos y nuestra forma de funcionar.

¿En qué se diferencian los países nórdicos del resto?

Cuando volvemos de allí estamos todos más relajados. Los nórdicos tienen una forma muy distinta de hacer las cosas: respetan la naturaleza, las personas, el medio ambiente y la forma de hacer las cosas en general. Esto es lo que nos atrajo. Están centrados en las personas.

¿Qué sensación tienes al entrar en una oficina en Escandinavia?

Al principio parece que el ambiente sea más cerrado, pero a la que te conocen un poco ya no es así. Esta primera barrera se supera fácilmente si uno se interesa por la cultura de sus clientes. Además, las oficinas tienen una gestión distinta del espacio, una forma más dinámica, abierta y relajada.

¿En los países nórdicos has encontrado muchas oportunidades de negocios?

Animo a las empresas a que hagan negocios allí. Yo además de clientes tengo partners. Cuando haces un proyecto no eres experto en todo y necesitas personas que conozcan el lugar. Les invito asimismo a participar en proyectos en la zona mediterránea.

Has viajado mucho al norte, sobre todo al norte de Noruega. ¿Qué es lo que te gusta tanto?

A mi marido y a mí el paisaje nos apasiona. Svalbard nos tiene enamorados. Iríamos cada verano y cada invierno una temporada. La verdad es que nos gusta muchísimo el norte. A parte de Svalbard, hemos viajado al norte de Noruega (Lofoten, Senja, Tromsø, Sunnmøre), al norte de Finlandia (Ivalo y el lago Inari) así como a Groenlandia, Islandia y las Islas Faroe.

¿Qué te parece el idioma noruego?

En mi caso ha sido fácil. Empecé el año pasado, pero he hecho 4 cursos en dos años lectivos. Creo que cuando eres mayor aprendes idiomas de forma diferente, es más sencillo. Del noruego lo que más cuesta es la pronunciación. Además de catalán y castellano, hablo francés, italiano, inglés, flamenco, chino, y ahora noruego. Desde el punto de vista de hacer negocios, hablar el idioma del país con quien haces tratos es muy interesante. Claro que podemos trabajar en inglés, pero hablar el idioma del cliente beneficia la relación y el proyecto. Tengo que decir que cuando digo que aprendo noruego, no solo mis clientes noruegos, sino también mis clientes de Suecia y Finlandia se ponen muy contentos y me toman más en serio.

Has dicho que aprender idiomas de mayor es más fácil. Normalmente se suele decir que cuesta más. ¿Por qué consideras que es así?

Porque los aprendes porque quieres. Creo que enfocas la forma de aprender de forma distinta. La mente está mucho más relajada. Además, siendo adulto eres más práctico.

http://eoenergia.com/es//