Estudiar en Finlandia

Con este artículo iniciamos una serie de 4, en los que hablaremos de cómo es estudiar en Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega.

Empezaremos por Finlandia, país famoso por su excelencia académica, ideal para los que se planteen ampliar su formación.

En Finlandia estudiar es gratis para los ciudadanos de la Unión Europea. Además, para los finlandeses el estado otorga unas cuantiosas ayudas para que puedan desarrollar su carrera en igualdad de condiciones económicas. La oferta educativa en Finlandia es mayoritariamente en finés o en sueco (ya que esta última lengua es también oficial en el país), pero existe una amplia oferta de estudios en inglés, lo que facilita la entrada a los extranjeros que no sepan finés ni sueco. Los estudiantes reciben muy buen trato en Finlandia: además de estudiar gratis, tienen acceso a viviendas estudiantiles, descuentos importantes en transporte y pagan mucho menos por la comida de los restaurantes de las universidades, ya que está subvencionada por el estado.

En este articulo nos centraremos en hablar de los estudios superiores en inglés que se pueden cursar en Finlandia, ya que suele ser opción más habitual para los extranjeros que van a estudiar al país. Aunque conocer el finés es un punto muy a favor, existen un total de 13 universidades generales y 23 universidades de ciencias aplicadas (UCA) que ofrecen formación superior en inglés y la cifra anual de estudiantes internacionales asciende a 20 000. Tanto en https://www.studyinfinland.fi/, el portal de la Agencia Nacional Finlandesa para la Educación, como en https://studyinfo.fi/ puedes ampliar la información de este artículo si lo deseas.

Por N.Ollero

Biblioteca principal de la Universidad de Helsinki. Foto: Team Finland

¿Qué ámbitos de estudio están disponibles?

Los estudios abarcan 10 áreas de conocimiento diferentes:

  • Agricultura, silvicultura, pesca y veterinaria
  • Artes y humanidades
  • Finanzas, administración y derecho
  • Educación
  • Ingeniería, industria y construcción
  • Sector sanitario y asistencial
  • Tecnologías de la información y la comunicación
  • Ciencias naturales, matemáticas y estadística
  • Ciencias sociales, de la información y periodismo

 

¿A qué universidades puedo acudir y qué puedo estudiar en cada una?

Si quieres consultar información de qué estudios se pueden cursar en cada unas de las 13 universidades generales y de las 23 UCA disponibles, entra en https://www.studyinfinland.fi/universities-list-view. En la página podrás ver también un mapa con la ubicación de los centros.

¿A qué tipo de formación superior puedo optar?

Los estudiantes pueden optar a cursar estudios de grado y másteres (unos 400 en total), así como doctorados. Puedes consultar toda la oferta lectiva aquí.

Estudios de grado (bachelor’s degree)

En las universidades de ciencias aplicadas (UCA), los estudios de grado constan de entre 210 y 270 créditos ECTS y duran entre 3,5 y 4,5 años, según cada caso. En cambio, en el resto de universidades están formados por 180 créditos ECTS y tienen una duración de 3 años.

Másteres

Si deseas cursar un máster, es necesario que ya hayas obtenido un grado o estudios equivalentes; si deseas hacerlo en una UCA además es necesario que cuentes con 2 años de experiencia en el sector.

Los másteres universitarios requieren de 2 años de estudio a tiempo completo y constan de 120 créditos ECTS, mientras que los másteres de las UCA duran entre 1 y 1,5 años en completarse y tienen entre 60 y 90 créditos ECTS.

Doctorados (Phd)

Los doctorados los imparten las universidades únicamente, no las UCA, y para optar a cursar uno debes haber aprobado un máster antes. Acostumbran a durar unos 4 años y es necesario completar 240 ECTS para superarlos.

 

¿Cómo puedo solicitar la admisión?

Fechas de solicitud de la admisión

Las solicitudes para cursar estudios superiores en inglés suelen estar abiertas desde finales de noviembre hasta mediados de enero, aunque algunos programas pueden tener otras fechas o requisitos de solicitud diferentes. Puedes consultar la relación de estudios y los periodos de admisión de cada programa en esta página, fijándote en que esté marcado como filtro «Language of instruction: English».  Si el periodo para presentar la solicitud está abierto, podrás rellenarla y mandarla en esa misma página del programa, en el botón «Fill in application» situado en la columna derecha. Si necesitas más ayuda con la solicitud, una de las mejores opciones es visitar la página web de la universidad donde vayas a estudiar o ponerse en contacto con su servicio de admisión.

Nivel de inglés necesario

Si no eres un hablante nativo de inglés, es muy probable que necesites demostrar tu nivel. Las pruebas más aceptadas suelen ser IELTS y TOEFL, si no se especifica otra.

Confirmación de la admisión

Una vez que la universidad te acepte como estudiante, recibirás una carta de admisión oficial con las instrucciones para confirmar tu plaza y con la que podrás empezar a tramitar el permiso de residencia como estudiante. Cualquier persona que vaya a Finlandia a estudiar durante un periodo superior a 90 días lo necesita. Puedes consultar toda la información sobre los permisos de residencia estudiantiles en este enlace.

Al solicitar el permiso de residencia, es posible que debas acreditar tener medios suficientes para vivir en el país durante tu estancia, así como tener un seguro. Los gastos de un estudiante oscilan de media entre los 700  € y los 900 €.

 

¿Puedo solicitar una beca?

Ningún ciudadano de la Unión Europea (UE), del Área Económica Europea (EEA) ni de Suiza tiene la obligación de pagar tasas educativas. Si no tienes claro si debes pagarlas o no, entra aquí.

Si eres de otro país y quieres cursar estudios de grado o un máster, puedes solicitar una beca. En esta página encontrarás todos los detalles sobre las becas en Finlandia. Debes tener en cuenta que cada universidad es responsable de su propio programa de becas y que normalmente hay que pedirlas en la misma solicitud de admisión.

Si vas a estudiar un doctorado estás de suerte, ya que no necesitarás pagar tasas educativas, sea cual sea tu nacionalidad, pero sí que tendrás que poder costearte la vida. Además de las becas de cada universidad a tal efecto, existe el programa de becas nacionales EDUFI y The Finnish Government Scholarship Pool.

«Libres, hasta en el amor» —Libertad individual e igualdad de oportunidades en Finlandia

 

Los países nórdicos tienen un sistema que de entrada resulta paradójico. En esas sociedades el estado exige muchos impuestos y extiende sus tentáculos por todos lados, pero, a la vez, sus ciudadanos son los más libres de todo el planeta. ¿Cómo es posible? La respuesta no es sencilla, pero tiene mucho que ver con su concepto de libertad individual e igualdad de oportunidades. 

(Este artículo corresponde a la charla programada para el 13/3/20 en el marco de la actividad Mirada nórdica. Para más información e inscripciones, visita este enlace).

Por Hannu Arvio

Según Freedom House, Finlandia es el país más libre del mundo, con una puntuación máxima de 100 sobre 100.

«Soy de Oulainen, un pueblo situado en la región de Ostrobotnia del norte. Allí vive mi prima, enfermera, casada y con dos hijos pequeños. De hecho, la última vez que fui al pueblo y nos vimos estaba felizmente embarazada del tercero. Además, me contó que iba a hacer un cambio importante en su vida. Su trabajo de enfermera, el sueldo, las responsabilidades y los turnos de noche ya no le satisfacían, por lo que tenía intención de cambiar de oficio y hacerse ingeniera forestal, ya que había logrado entrar a estudiar esa carrera. A pesar de su situación, atareadísima con la familia, enfrentaba esta nueva oportunidad con mucha confianza y tranquilidad: parecía ser dueña de su vida, libre. Y así es. La libertad que tiene mi prima en Oulainen no la tienen muchas mujeres embarazadas con hijos en el mundo. En Finlandia su cambio de vida es posible, porque ella no está sola, ni la apoya únicamente su familia, sino que detrás de ella hay un país entero.

Mi prima, como cualquier ciudadano o ciudadana de Finlandia, goza de un apoyo por parte del sistema que le permite sentirse libre. Siendo madre de dos criaturas (casi tres) puede decidir si quiere estudiar o no, sin perjudicar a su entorno más cercano. ¿A qué me refiero? Por ejemplo, sus hijos estudian y comen gratis en una escuela pública de calidad, como todos los niños finlandeses; es decir, cualquier cambio en los ingresos familiares no afecta el nivel educativo de los hijos. Estudiar de adulto y a tiempo completo está subvencionado y es gratuito: no representa un gasto, sino que el estudiante recibe un sueldo proporcional al salario anterior a los estudios. Sí, supone una reducción de los ingresos; sin embargo, no se convierte en ningún inconveniente más allá para la vida familiar.

Los más libres

La libertad individual de que goza mi prima requiere una base, que en el norte es sólida. Según el informe anual de Freedom House (2019), los finlandeses, junto con los suecos y los noruegos, son los más libres del mundo. Esta entidad no gubernamental mide la libertad a partir de dos variables principales: por una parte, los derechos políticos y por otra, los derechos civiles. En las dos áreas hay múltiples variables, como, por ejemplo, el derecho a la participación política, la libertad de expresión, la protección de las minorías, el funcionamiento de la administración, el grado de corrupción, la libertad para organizarse, el procesamiento jurídico y el derecho a elegir el estado civil de cada uno, entre otras. Freedom House afirma que Finlandia es el número uno, con matrícula de honor, con una puntuación máxima de 100 puntos sobre 100.

No obstante, hay algo más que explica la facilidad con que los nórdicos pueden mejorar su vida si lo desean. En Finlandia, Suecia, Noruega, Dinamarca e Islandia el concepto de libertad tiene una vertiente excepcionalmente significativa: la igualdad de oportunidades, que permite que todos puedan prosperar en la vida con independencia de la posición socioeconómica de sus padres o de su entorno más próximo.

Igualdad de oportunidades

El estudio sobre movilidad social de World Economic Forum mide la capacidad de los descendientes de personas con ingresos bajos a la hora de alcanzar el nivel de ingresos medio del país, y los países nórdicos encabezan la clasificación en el informe del año 2019. Si naciste en una familia con pocos recursos en Dinamarca, te llevaría al menos dos generaciones llegar a la media de ingresos, o tres en Suecia, Finlandia y Noruega; en Francia necesitarías seis generaciones y en Brasil nueve. Según World Economic Forum, las consecuencias de la falta de ascenso social las sufre toda la sociedad, no solo los más desfavorecidos, dado que el capital humano es el factor más importante para impulsar el crecimiento económico en el mundo moderno. Sin políticas de igualdad de oportunidades ese capital no da su mejor rendimiento, un argumento muy utilizado en los países nórdicos.

Cuando unimos esas políticas de la igualdad de oportunidades con la libertad individual estamos cerca de lo que es la esencia del funcionamiento de las sociedades nórdicas. En Finlandia eso se percibe con mucha claridad en el sistema educativo, que es una de las fábricas de igualdad y libertad que mejor funcionan. Elogiado por todo el mundo, este sistema ha logrado algo difícil: proporcionar una educación de calidad para todas las personas, con independencia de su poder adquisitivo. En Finlandia la educación es pública y gratuita casi al 100 por cien desde la primaria al doctorado, y en las pocas escuelas privadas que hay, no se paga. Además, la presencia de escuelas privadas de pago es anecdótica.

De la miseria a la excelencia

A pesar de que en la actualidad Finlandia es un feroz defensor de las políticas de igualdad de oportunidades, no siempre ha sido así. Hace cien años (concretamente en 1918, justo después de conseguir la independencia de Rusia), el país quedó fuertemente dividido por una sangrienta guerra civil cuyo origen fue una profunda injusticia social. Una parte de la población concentraba muchos recursos, mientras que la mayoría de ciudadanos vivía en condiciones muy precarias. Finlandia estaba a la cola de Europa en todo: era un país periférico, agrario y donde la mitad de los jóvenes de 15 años ni siquiera sabía leer. La primera ley de la educación obligatoria del país, que data del año 1921, fue una de las últimas del continente y su aplicación en todo el territorio no llegó hasta los años 50.

El acceso a la educación posobligatoria dependía de los ingresos de cada familia hasta principios de los años 70. Para enmendar la situación, se aprobó con un consenso amplio un sistema educativo nuevo en que la educación iba a ser gratuita por completo, con materiales, transporte y comida incluidos. Además, los municipios pasaron a gestionar la educación obligatoria, dentro de un marco común curricular estatal. La meta era subir el nivel de la cultura general de todos los finlandeses. A partir del año 1972, desde el norte del país y avanzando de pueblo a pueblo hacia el sur, se implantó una red nueva de escuelas públicas. Finalmente, en el año 1977 todos los niños finlandeses empezaron su camino escolar en las mismas condiciones. El símbolo del elitismo educativo, representado por los centros privados, desapareció: la escuela debía ser de todos y para todos, y a partir de ese momento se convirtió en uno de los pilares de la igualdad de oportunidades.

Movilidad en todos los ámbitos

Pero en Finlandia las políticas de igualdad de oportunidades no se limitan solamente al mundo educativo, ya que las posibilidades de cambio, las oportunidades, van surgiendo durante toda la vida. ¿Tengo hijos? ¿Cambio de carrera? ¿Estudio? ¿Me mudo? ¿Compro una vivienda? ¿Me monto un negocio? ¿Me enamoro? ¿Me caso? Todos nosotros nos planteamos asuntos similares en algún punto de nuestra existencia. Las respuestas dependen de muchos aspectos, pero, habitualmente, todos los cambios están ligados a la cantidad de dinero de que dispongamos: cuanto menos tienes por perder, más arriesgas. En Finlandia cambiar de vida está al alcance de todos: las leyes y las costumbres fomentan la libertad individual y los cambios son fáciles de ejecutar.  

Por ejemplo, las subvenciones por tener hijos son cuantiosas, estudiar es gratis y, además, el estado paga a los estudiantes por hacerlo. Pero hay más. Incluso mudarse es simple, ya que todos los pisos de alquiler tienen que ser aptos para entrar a vivir: con nevera, horno y encimera. El papeleo de compraventa de una vivienda es escaso y los costes son reducidos. El impuesto de tramitaciones patrimoniales para pisos es del 2,0 %, para casas del 4,0 % y la primera vivienda queda exenta de impuestos. Otro punto importante es que emprender está al alcance de todos, debido a que hay poca burocracia a la hora de crear un negocio: cuesta entre 60 y 360 euros, dependiendo del tipo de empresa, y el empresario no empieza a pagar impuestos hasta que emite la primera factura.

Amar sin fingir

Las libertades individuales y la igualdad de oportunidades se solapan de tal manera en Finlandia que hacen que un ciudadano finlandés se sienta (y de hecho, lo es) libre, dueño de su vida. Los tentáculos del estado del bienestar nórdico llegan a todos los rincones y áreas de la sociedad y generan tanto apoyo y libertad que no es exagerado afirmar que los finlandeses son libres, incluso en el amor.

Hace unos años, el historiador sueco Lars Trägårdh y su colaborador, el periodista Henrik Berggren, formularon la teoría sueca del amor, según la cual el amor verdadero solo es posible entre personas independientes e iguales; por lo tanto, no resulta sorprendente que su tesis, en efecto, se aplique también en Finlandia. Veámoslo.   

La escasez de libertad económica hace que dependamos de los demás: los hijos adultos dependen de sus padres, los cónyuges, uno del otro, y los mayores, de los hijos. Además, a la hora de relacionarse el dinero se convierte en un intruso corrosivo; si una persona con pocos recursos se relaciona con alguien de alto poder adquisitivo, este último sospechará de la honestidad del primero, así como el empleador no confiará en el empleado y viceversa. Las relaciones no serán auténticas porque la dependencia de la otra parte respecto al dinero fomenta que se corrompan las relaciones interpersonales.

En Finlandia las relaciones tienen muchos números de ser enormemente honestas. La razón de ello es que el amor entre padres e hijos adultos, amigos, hermanos o dentro de una pareja se forma entre personas libres entre sí. El amor tiene poca relación con lo económico y los ciudadanos no están supeditados a ataduras entre ellos si no quieren. A nadie le es necesario pedir dinero a sus allegados para avanzar en la vida, porque es el sistema el que proporciona todas las herramientas necesarias. Esto tiene una consecuencia importante en el bienestar de la sociedad: la libertad de vivir sin fingir ante nadie.

Contentos con su sistema

Para crear, mantener y actualizar constantemente un sistema inclusivo con igualdad de oportunidades, se requiere un amplio sector público, que en Finlandia es uno de los más grandes del mundo en proporción al tamaño del país. Evidentemente, eso supone aplicar unos impuestos elevados (de media, un 28 % del sueldo), aunque el porcentaje varía en función de los recursos económicos de la persona. Pero, aún así, los finlandeses parecen estar conformes con su sistema. Según una encuesta del año 2019 de la agencia tributaria finlandesa, Verohallinto, el 80 % de los finlandeses decían estar contentos pagando sus impuestos y el 98 % opinaba que pagarlos es importante para mantener el sistema de bienestar del país. De igual modo, todos los actores políticos en Finlandia avalan las políticas de igualdad de oportunidades y libertades individuales aplicadas: desde la extrema izquierda hasta la derecha están de acuerdo en que los beneficios humanos, económicos y políticos que se derivan de ellas superan con creces los costes.

¿Y si no?

Finlandia no es un país perfecto, puesto que tiene problemas con la violencia de género, el abuso de alcohol, la marginación social, la despoblación y, últimamente, la baja natalidad. Pero, en ese país los contratiempos no llegan al nivel de los desafíos a los que se enfrentan en muchos lugares en el mundo. Los finlandeses viven muy bien, tranquilos, contentos y en paz en su pequeño país del primerísimo mundo, donde reina la confianza entre sus ciudadanos y donde se aprueba con una amplia mayoría un sistema que permite avanzar en la vida y en el que nadie ocupa un puesto sin merecerlo. Llegados a este punto es cuando surge la pregunta casi obligatoria: si Finlandia hubiera continuado como hace 50 años, es decir, sin igualdad de oportunidades y sin libertades generalizadas, ¿cómo sería ahora? La respuesta es difícil de saber, pero seguro que no estaríamos ante un país laureado en diversos ámbitos, sino ante otra cosa. ¿Qué cosa? No lo sabemos».

 

El autor es periodista y profesor de finés en Institut Nòrdic

 

Fuentes:

Freedom House

World Economic Forum

La constitución finlandesa

Heikki Hiilamo: Uusi hyvinvointivaltio (El nuevo estado de bienestar)

Anu Partanen: The Nordic Theory of Everything

vero.fi (Agencia tributaria de Finlandia)

yrittajat.fi (Asociación de emprendedores finlandeses)

kuntaliitto.fi (Municipios finlandeses) 

Programas de los partidos políticos finlandeses

https://es.wikipedia.org/wiki/Contrato_social

YLE, «mitä maksaa?» Entrevista a Juhani Koponen y Sakari Saaritsa. Autores del libro Nälkämaasta hyvinvointivaltioksi. (De un país hambriento al estado del bienestar nórdico)

Entrevista a Antoni Milán: «Estudio a distancia en una universidad finlandesa a coste cero»

Profesor de matemáticas, estudiante de finés en Institut Nòrdic y ahora también estudiante a distancia en la universidad finlandesa Centria. Antoni Milán se está abriendo camino hacia el norte. Aquí puedes leer su historia.

Al igual que puede hacer cualquier ciudadano europeo, Antoni Milán ha aprovechado para estudiar gratis en Finlandia.

– ¿Por qué empezaste a estudiar finés?

– Empecé a estudiar finés porque conocí hace unos tres años a una mujer maravillosa y me gustaría poder mudarme a Finlandia para vivir con ella.

– Ahora has entrado en otra fase, porque estudias en una universidad finesa pero vives aquí. ¿Qué estudios estás cursando?

– Estoy estudiando para ser programador junior y poder programar con lenguaje Python, un lenguaje bastante usual para crear páginas web y desarrollar entornos de usuarios. En la costa de Ostrobotnia hay muchas empresas suecas y finlandesas que dan servicio en todo el mundo y exportan mucho. Entonces descubrí que la universidad de ciencias aplicadas de Centria, en Kokkola, organiza unos cursos basados en las necesidades de las empresas de la zona, y parece que ahora hay déficit de técnicos, como son los programadores. Me informé y me confirmaron que podía estudiar íntegramente desde aquí.

– Entonces ahora estás estudiando en una universidad finlandesa, pero desde Barcelona. ¿Y qué te cuesta todo eso?

– Es gratis. El sistema finés permite hacer casi todos los estudios sin coste, incluso para los ciudadanos europeos no residentes en Finlandia. En este caso me aceptaron, y no fui el único.

– Eres profesor de matemáticas en un instituto pero estudias para programador júnior, así que estás reorientando tu carrera…

– Aunque no ha sido de mi interés trabajar en el mundo de la programación, creo que es interesante y es una buena oportunidad. Estoy disfrutando al aprender y me ayuda el hecho de tener una base matemática. Si combino estos conocimientos con otras cualidades que pueda ofrecer, quizás alguna empresa me necesite y me contrate.

– ¿Cómo está organizado ese curso a distancia?

– Primero tuve que pasar una fase de selección, porque las plazas eran limitadas. Envié una carta de motivación y expliqué muy bien mis razones y mis habilidades. Me aceptaron. En septiembre me dieron acceso a una plataforma digital con todos los materiales, a través de la cual envío las tareas, recibo los comentarios y tengo conexión con los profesores. También hay mentoring classes, porque el curso es en inglés, aunque hay sesiones que son en finés. Puedo participar por Skype o ver los vídeos después en mi casa. El curso que estoy haciendo tiene además 6 semanas de prácticas en una empresa y estoy esperando a que me asignen una.

– Suena muy bien. ¿Es una muestra de cómo funciona Finlandia?

– Para mí es una muestra de una educación en que el estudiante es el foco de la organización, piensan qué es lo que necesita y qué necesitan las empresas. Es mucho más flexible que aquí: se adaptan los contenidos a la demanda real y la tecnología permite que cada uno estudie a su ritmo.

– Así que las empresas de la zona contactan a la universidad y los cursos se organizan a partir de las necesidades reales del mercado, ¿no?

– Sí, y hay cursos para otro tipos de perfiles necesarios allí, como el de software developer, que sería un desarrollador avanzado. En general en esa zona se requiere personal para trabajar en diversos ámbitos, y la escuela profesional de nivel medio también cuenta con programas para cualquier persona que viaje ahí y quiera incorporarse al mundo laboral. Primero se empieza por la lengua (finés o sueco) y luego se pueden probar diferentes oficios. Hay demanda en muchos puestos y también un sistema de acogida interesante, porque se adaptan a las necesidades de los alumnos y de la sociedad en general.

– Por lo que has contado, entonces las escuelas están muy conectadas con su entorno…

– Claro, porque para ellos un indicador de éxito es que los estudiantes, después de haber pasado por el curso, puedan incorporarse a un puesto laboral o bien seguir estudiando. Si no es así, la escuela incluso puede dejar de recibir los fondos que percibe por impartir esa formación.

– ¿A la larga te ves trabajando allí?

– Es difícil, pero si sigo luchando puede ser que consiga un trabajo allí y entonces me mudaría. Pero esto lo estoy haciendo sin urgencia, no es ahora algo que sea imprescindible. Aquí tengo un puesto de trabajo bastante bueno y, claro, lo que no puedo hacer todavía es renunciar a una gran parte de mi salario por vivir en Finlandia, pero quizás pueda conseguir marcharme allí y tener un salario parecido al de aquí. No se puede tener todo.

– Has estado varias veces en Finlandia. ¿Qué te parece como país?

– Creo que Finlandia es un país donde existen muchas oportunidades. Es un país muy abierto en el que todo el mundo me ha acogido muy bien. De hecho, me resultó fácil hacer amigos y siempre han sido muy amables. Además me encanta particularmente porque la naturaleza está presente por todos lados. Es un país moderno, está bien comunicado y tiene un sistema de vida que permite hacer muchas cosas por la tarde al salir del trabajo. La gente hace deporte, estudia… Se dan facilidades. No tendría problemas para integrarme.

– Aunque siempre se insiste en que hace mucho frío y que todo hay que hacerlo en el interior de los edificios…

– En España no estamos preparados para ese frío, pero en Finlandia sí. Allí nunca tienes frío en casa, y en cambio, yo tengo frío aquí en Barcelona, porque las paredes son muy finas y las viviendas no están tan bien aisladas. En Finlandia, si sales a la calle bien abrigado, no tienes sensación de frío y, de hecho, a mí incluso me gusta ese clima, ya que paso mucho calor en Barcelona. Cada vez que voy allí en invierno me baño en el lago después de la sauna. Este tipo de cosas yo las disfruto. También me gusta esquiar.

– ¿Has aprendido algo nuevo en Finlandia?

– Precisamente yo practicaba esquí alpino en el Pirineo y ahora he aprendido esquí de fondo. También he aprendido que cuando un país protege a los ciudadanos y les da servicios, como por ejemplo en esta escuela que he visitado, donde se promueve que los jóvenes con necesidades especiales vivan de forma independiente, cuando el país en sí está tan bien organizado que protege y ayuda a ser feliz en lo material, uno se siente parte de ese país. Si no recibes nada del estado, no tienes ayuda ni compensaciones, pues no te sientes integrado.

– Digamos que te sientes de alguna forma un patriota finlandés, ¿no?

– Soy muy fan de Finlandia. Incluso cuando estuve allí les pedí que me pusieran una bandera finlandesa en mi pipo, el gorro de lana, aunque dejé de llevarla porque soy consciente que un extranjero luciendo la bandera finesa es un poco extraño. Pero me siento orgulloso de tener relación con Finlandia.

– Si alguien está pensando en acercarse a Finlandia, ¿qué tipo de consejo le darías?

– Yo creo que cualquiera que visite Finlandia, tanto en invierno como en verano, se va a sentir atraído por el país, y si además tiene amigos allí va a sentirse muy bien acogido. No es un país para irse solo, sin conexiones, como ningún otro lo es, pero es abierto y a la gente le gusta conocer otras culturas. Hay muchas opciones y creo que vale la pena probar suerte allí si se tiene una atracción por los países nórdicos como yo la he tenido siempre. Es un lugar interesante, tanto para ir de vacaciones como para estudiar o trabajar.

Aprender un idioma nórdico, abrir una puerta al norte

Actualmente, aprender sueco, noruego, danés, finés o islandés es una alternativa realmente interesante para muchos

Actualmente, aprender sueco, noruego, danés, finés o islandés es una alternativa realmente interesante para muchos

Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia e Islandia tienen en total 27 millones habitantes. Desde el país más grande, Suecia, hasta el más pequeño, Islandia, los países nórdicos destacan en el mundo por su modelo de sociedad del bienestar, la calidad de vida, la igualdad de oportunidades y el buen nivel económico.

LEER MÁS

Aprender finés: una experiencia lingüística única

Por Hannu Arvio, profesor de finés en Institut Nòrdic

En Institut Nòrdic puedes experimentar cómo es el idioma finés y cómo se aprende

«¿Cómo es el finés? —o finlandés, el termino que también se usa para definir el nombre del idioma».
«¿Cuál es la mejor manera de aprenderlo?»
«El finés tiene fama de ser complicado… ¿es verdad o es un mito?»
«¿Yo lo podría aprender?»

Estas son algunas de las preguntas que se pasan por la cabeza a las personas que están pensando en estudiar finés, y a las que esperamos poder dar respuesta.

No obstante, responder con exactitud es complicado, puesto que todos somos diferentes y nuestra capacidad y la manera de aprender idiomas varía. Algunas personas pueden dedicar mucho tiempo a los estudios y, en cambio, otras ni siquiera tienen tiempo para abrir el libro entre clase y clase. Además, vivimos en entornos distintos; no es lo mismo aprender finés viviendo en Finlandia, en un entorno completamente finlandés, que asistir a clase una vez por semana y fuera del país.

Uno de los aspectos más importantes para valorar si el finés es complicado para un hispanohablante es su lejanía respecto al español. Sin duda, aprender portugués o italiano es mucho más sencillo que cualquier idioma que resulte tan distinto del materno, como es el caso del finés.  Al preguntar a cualquier habitante de Finlandia si le ha sido difícil aprender su lengua (suomi, en finés), contestará que no le ha costado nada y que ni siquiera ha pensado que estaba aprendiendo algo. Como cualquier hablante, un finlandés también aprende a comunicarse en su idioma materno con fluidez sin reparar en que está haciendo algo extraordinariamente laberíntico.

Pero los que no lo tienen como lengua materna, con el finés se enfrentan sin duda a algo diferente. Se distingue del español en muchos elementos y de ahí viene su dificultad principal; pero no todo es así. A continuación, puedes ver algunos de sus aspectos típicos. Sí, es obvio que es muy diferente al compararlo con el español, pero, por otra parte, tiene particularidades que no resultan tan complejas.

Sufijos

A las palabras se les añaden todo tipo de sufijos que funcionan como preposiciones, posesivos, plurales, complementos directos o, incluso, como gesticulaciones o entonaciones. De hecho, la gramática del finés gira mucho alrededor de los sufijos, que a veces llegan a formar una larga cola detrás de la palabra que aporta mucha información:

barco = laiva
en barco = laivassa
en mi barco = laivassani 
¿en mi barco? = laivassaniko?
en mi barco (insistiendo) = laivassanipa
en mi barco (más  moderado) = laivassanihan
en mis barcos también = laivoissanikin

Además, algunas veces hay que establecer una raíz para poder realizar cambios consonánticos o añadir los sufijos necesarios:

Helsinki+ssä = Helsingissä (en Helsinki)
vesi = vedessä (en agua)
syödä+maan = syömään (a comer)

Los cambios causados por los sufijos pueden dar dolores de cabeza a los estudiantes de finés, pero tienen su lógica, y además no hace falta aprendérselos de memoria. Se pueden consultar casi todos en Internet, por ejemplo, en el diccionario de Kotus (Instituto de Idiomas de Finlandia) https://www.kielitoimistonsanakirja.fi/

Inexistencia de género

Ni los nombres ni los pronombres tienen género. En ese sentido, el finés es un idioma prácticamente neutro. Para ‘él o ella’ se usa la misma palabra: hän.

Vocabulario propio

Al ser un idioma que no tiene sus raíces en el latín, el finés cuenta con un vocabulario muy diferente. Además, para mantener su originalidad, se han impulsado los vocablos propios, e incluso hoy en día genera neologismos a partir de su terminología. Por ejemplo, cuando en tu móvil abres una aplicación, en Finlandia abres sovellus, que viene del verbo soveltaa, ‘aplicar’. Eso sí, el finés hablado es a veces muy aventurero y busca influencias de fuera. Muchas veces se usa la palabra appi o äppi para ‘aplicación’. De todos modos, los estudiantes de finés tienen que prestar mucha atención en aprender vocabulario y mantenerlo activo.

Pronunciación

Hablar finés fonéticamente bien no conlleva ninguna dificultad para un hispanohablante. Es sencillo; es algo que uno aprende sin esfuerzo extra, simplemente escuchando y hablando el idioma.

Verbos

Los tiempos verbales no son complicados. Hay un presente y tres pasados. El finés tiene seis grupos principales de verbos y apenas hay irregulares. Eso sí, tiene muchos verbos y definen con exactitud cada acción, por lo tanto, hay que aprender una gran cantidad. La conjugación es parecida a la del español: cada persona se conjuga:

Puhua = hablar
Minä puhun = yo hablo
Sinä puhut = tú hablas
Hän puhuu = él/ella habla
Me puhumme =nosotros hablamos
Te puhutte = vosotros habláis
He puhuvat = ellos/ellas hablan

Futuro

El finés no tiene tiempo verbal para el futuro. Se usa simplemente el presente, que normalmente se acompaña de una expresión de tiempo, como por ejemplo ‘mañana’ (huomenna), ‘en verano’ (kesällä) o ‘el año que viene’ (ensi vuonna).

Lengua hablada (puhekieli)

Una cosa es el finés estándar y otra cosa es el que se habla. Puhekieli es una variación del finés, economizado para un uso más informal cuando uno se comunica en un ambiente que lo permite. Es una mezcla de dialectos, de maneras de hablar y de diferencias generacionales y culturales. No es lo mismo para todos, sino que varía según quien hable y en qué contexto lo haga:

minä olen = yo soy (finés estándar)
mä oon = yo soy (finés puhekieli en sur de Finlandia)

Casos

El finés no tiene preposiciones, pero lo que sí tiene son 15 casos, cada uno con su plural. La gran mayoría de ellos corresponden a preposiciones, pero algunos no tienen equivalencia en el español. Por lo tanto, puede costar un poco cogerles el tranquillo. A continuación, algunos casos declinados:

en barco = laivassa
de barco = laivasta
al barco = laivaan
por el barco = laivalla
los barcos (plural determinado) = laivat
barcos (plural indeterminado) = laivoja

Es importante mantener la motivación…

Para aprender finés hay que tener, sobre todo, ganas, disciplina y motivación. El inicio de esta tarea enorme, que es aprender un idioma nuevo, suele fluir con mucho entusiasmo; pero a la que surgen los primeros apuros, peligra la motivación. Durante esos momentos bajos que cualquier estudiante de idiomas afronta de vez en cuando, lo más aconsejable es pensar en el futuro. Recordar otra vez por qué se decidió estudiar finés y qué es lo que puede aportar en la vida.

…y vivir en finés

Ir a clase de finés es una manera eficaz de aprender el idioma, pero muchas veces no es suficiente, en especial si no se habla esta lengua en el entorno del estudiante. En este caso, más vale empezar a crearlo uno mismo. Hay muchas maneras. Las aplicaciones, los buzones de correo, los medios sociales, etc., se pueden configurar en finés. Igualmente, hay muchos recursos y muy variados en ese idioma a los que acudir: música, programas de radio, series, películas, aplicaciones educativas, literatura, blogs o vídeos de youtubers. Pero lo más importante es conocer a algún finlandés y, además, mantener la relación en finés.

Series nórdicas en emisión actualmente en España (II): Noruega, Finlandia e Islandia

Desde gánsteres en Noruega hasta un barco danés atracado en Islandia y que alberga un asesino dentro, pasando por las aventuras de una disparatada comunidad vikinga. Noruega, Finlandia e Islandia producen cada vez más series y más interesantes.

 

Noruega

Al igual que contamos en nuestra entrada sobre las series danesas y suecas, Noruega corrobora la diversidad y calidad de la ficción nórdica. En este momento se emiten hasta siete series noruegas en diversas plataformas españolas.

Zona Fronteriza (Grenseland o Borderline) – Netflix

Cuenta la historia de un inspector de policía que encubre un caso de asesinato para proteger a su familia. Cuando su compañera sospecha que algo está ocurriendo, su trabajo correrá peligro.
Protagonizada por: Tobias Santelmann, Ellen Dorrit Petersen, Benjamin Helstad

 

Norsemen (Vikingane) – Netflix

Norsemen es una serie de vikingos, pero no una serie al uso, sino en tono de comedia. Es una divertida parodia sobre una comunidad vikinga que vive en la aldea de Norheim, allá por el 790 d. C.  Como buenos vikingos, solucionan todos sus problemas con violencia y se pasan el día saqueando, robando y esclavizando a otros pueblos, pero de una forma bien disparatada.
Reparto: Kåre Conradi, Silje Torp, Nils Jørgen Kaalstad

 

Lilyhammer – Netflix

Tras testificar contra la mafia, el gánster retirado Frank Tagliano participa en un programa de protección de testigos y pide que lo envíen a Lillehammer, Noruega, donde piensa que estará a salvo. Bajo el nombre de Giovanni Johnny Henriksen, retomará su vida criminal mediante extorsiones y otros trabajos poco legales, todo ello gracias a la ayuda de nuevos amigos noruegos y algún que otro romance.
Protagonizada por: Steven Van Zandt, Trond Fausa, Steinar Sagen

 

Young and promising (Unge lovende) – Filmin

Elise vuelve a Oslo desde Los Angeles, donde dice triunfar como monologuista, para renovar su permiso de turista. En realidad trabaja como mascota de un centro comercial, pero no quiere confesarlo. Ya en casa se reencuentra con sus amigas Nenne, escritora en ciernes, y Alex, aspirante a actriz. Su primera sorpresa será descubrir que su padre va a ser de nuevo papá…

La respuesta nórdica a series como Girls o Fleabag, pero con tres treintañeras de Oslo.
Reparto: Siri Seljeseth, Gine Cornelia Pedersen, Alexandra Gjerpen

 

Valkyrien –Filmin

Ravn es un médico que trabaja en el hospital más prestigioso de Oslo y solo vive para curar la enfermedad terminal que padece su mujer. Leif, un peculiar individuo obsesionado con el apocalipsis nuclear, trabaja en la conservación y el mantenimiento de los refugios subterráneos que usaron los noruegos durante la Segunda Guerra Mundial. Ambos llegarán a un pacto que desencadenará consecuencias fatales.

Serie ganadora de tres premios Golden Screen, los premios de la televisión noruega.
Reparto: Sven Nordin, Pål Sverre Hagen, Pia Halvorsen, Ellen-Birgitte Winther, Mikkel Bratt Silset

 

Norwegian cozy (Koselig med peis) – Filmin

Georg vuelve a casa con su padre, Frank, en el pueblo donde también vive su madre y su hermano pequeño. Georg quiere ser padre, pero teme acabar siendo un cascarrabias como Frank. Mientras intenta no volverse loco, empieza a escribir cartas a su futuro hijo a la vez que busca una madre adecuada. Cuando un miembro desconocido de la familia aparece de repente, la familia da un vuelco que la obligará a permanecer unida.
Reparto: Anders Baasmo Christiansen, Anders Danielsen Lie, Stein Winge, Tone Danielsen, Kristin Kajander, Martin Mölsted

 

Varg Veum – Filmin

La plataforma Filmin también permite ver en formato serie las películas creadas para televisión protagonizadas por el detective Varg Veum.
Imprescindible para los amantes del thriller nórdico y los seguidores de Wallander.

Reparto: Trond Espen Seim, Bjørn Floberg

NRK.no (programas en el extranjero)

Para aquellas personas que conozcan en idioma noruego, la cadena estatal de televisión noruega NRK dispone de una amplia selección de programas en abierto y en versión original subtitulada en noruego. Entre ellos se encuentran varias series, a las que se puede acceder desde cualquier punto del mundo.

 

Finlandia

Deadwind – Netflix

Pocos meses después de sufrir una trágica pérdida, la inspectora Sofia Karppi investiga el asesinato de una mujer vinculada a una constructora de Helsinki.
Reparto: Pihla Viitala, Lauri Tilkanen, Jani Volanen

 

 

Islandia

Cerramos el repaso a las series nórdicas que se pueden ver actualmente en España con la serie islandesa Atrapados.

Esta serie de TV relata cómo un ferry con trescientos pasajeros procedente de Dinamarca atraca en el puerto de un pequeño pueblo islandés cuando arrecia en la zona una fuerte tormenta de nieve. El barco no puede abandonar el puerto hasta que pase la tormenta y las principales carreteras están intransitables. Un cuerpo mutilado y sin identificar aparece en el agua, asesinado hace tan sólo unas horas. El jefe de la policía local, Andri Olafssun, se percata de que el asesino ha desembarcado en su pueblo. Mientras los rumores se propagan, la tranquilidad se convierte en caos y tanto los pasajeros del ferry como los habitantes del pueblo entienden que todos son posibles sospechosos y que hay un asesino atrapado entre ellos.

Atrapados (Ófærð) – Movistar Plus
Reparto: Ólafur Darri Ólafsson, Ilmur Kristjánsdóttir, Ingvar Eggert Sigurðsson

 

¿Has visto alguna de las series de este post? ¿Qué te han parecido? ¿Conocías la existencia de todas ellas? ¿Echas a faltar alguna?

Institut Nòrdic lanza Aula Virtual

Como novedad de este año, lanzamos dos grupos, uno de sueco y uno de finés, en Institut Nòrdic Aula Virtual.

 

Una clase de idiomas en Aula Virtual es prácticamente igual que una presencial, con la diferencia que puedes asistir estés donde estés. El entorno en Internet incluye todos elementos esenciales para el aprendizaje.

  1. Contacto audiovisual a tiempo real y 100% ininterrumpido con el profesor y con los demás estudiantes
  2. Pizarra digital
  3. Chat instantáneo
  4. Posibilidad de compartir la pantalla y documentos

Además, las sesiones quedan grabadas y estarán disponibles durante 7 días después de la clase.

 

Horarios

Sueco nivel A1.1

  • Lunes 16:00-16.55 h, 21/01/19-17/06/19
  • Máximo 6 personas por grupo
  • 20 sesiones de una duración de 55 minutos en directo con el profesor + una sesión técnica personalizada antes de iniciar el curso + una sesión de examen oral después de acabar el curso.
  • Profesora: Amanda Monjonell Mansten
  • Precio 230 euros + material (consulta los detalles pulsando en el botón de abajo).
 Antes de matricularte, lee toda la información aquí:

Finés nivel A1.1

  • Martes 18.00-18.55 h, 22/01/19-11/06/19
  • Máximo 6 personas por grupo
  • 20 sesiones de una duración de 55 minutos en directo con el profesor + una sesión técnica personalizada antes de iniciar el curso + una sesión de examen oral después de acabar el curso.
  • Profesor: Hannu Arvio
  • Precio 230 euros + material (consulta los detalles pulsando en el botón de abajo).
Antes de matricularte, lee toda la información aquí:

Angel Romero, estudiante de finés: “Soy muy finlandés en muchas cosas”

De Ciudad Juárez a Tampere pasando por Institut Nòrdic. Angel Romero se muda a Finlandia con la idea de vivir allí como un finlandés. En esta interesante entrevista nos cuenta su opinión sobre el finés y Finlandia.

Angel Romero: «Finlandia ha cambiado mucho mi mentalidad. Te hace ser más abierto».

 

¿Cuál fue tu primera impresión cuando escuchaste el finés?

Sentí que era un idioma que no se parecía a nada de lo que había oído antes. Lo veía muy complicado y con palabras muy muy largas.

Ahora llevas estudiándolo un par de años. ¿Ha cambiado tu opinión? 

Ahora lo veo más sencillo de lo que me pareció en su momento, quizás porque he tenido contacto con el idioma a nivel personal y eso me ha ayudado bastante. Ya no se me hace tan complicado, aunque lo es.

¿Cuál es el secreto para aprender finés? 

Creo que es importante tener a alguien con quien practicarla pareja, amigos… A mí también me funcionó ver películas en inglés o en español con subtítulos en finés y, en general, todo aquello que permite adquirir vocabulario. Puedo entender muchas conversaciones porque entiendo más o menos el vocabulario utilizado.

Empezaste a aprender finés porque tu pareja es finesaAhora estás preparando la mudanza para ir a Tampere. ¿Pensabas que acabaría ocurriendo eso? 

Cuando mi novia y yo nos conocimos hace casi 7 años, no pensé en ello, pero al año siguiente ya sí. Quería estar con ella y pensé que en un futuro lo más probable es que nos fuéramos a vivir a Finlandia. De hecho, al casarnos ya lo tuve claro.

¿Así que ya tenías claro que podrías vivir en Finlandia?

Sí, lo tenía claro porque la conocí allí. Viví allí dos meses, y aunque fue en verano, la cultura me gustó como para planteármelo.  

 Los mismos finlandeses dicen que Tampere es la ciudad donde les gustaría vivir. Es una ciudad que goza de muy buena fama. ¿Tú lo has notado, en Tampere? 

Sí. Tampere fue la primera ciudad que conocí de Finlandia, donde estuve dos meses. Es más pequeña que Helsinki, pero lo sigues teniendo todo y hay menos tráfico, menos jaleo, y es más barata. Estar cerca de los lagos es un punto a favor. Además, es un lugar con un gran tejido empresarial y trabajo abundante en mi sector, el de la ingeniería.  

¿Qué le atrae de Finlandia a un mexicano de Ciudad Juárez? 

Me atrae mucho el tema de la organización. En mi país no hay demasiado orden y yo soy una persona muy organizada. Cuando viví en Alemania ya lo experimenté y me sentí muy cómodo. En Finlandia las reglas funcionan, los trámites funcionan. Para mí, Finlandia es sinónimo de orden y eficiencia. Se pagan impuestos, pero se ven reflejados en la vida diaria.  

¿Aspiras a integrarte como un finlandés más y obtener la nacionalidad? 

Sí, de hecho, ya me he informado sobre el tiempo que necesito para obtener la nacionalidad finlandesa, y obviamente uno de los requisitos es el finlandés. Después de 4 años, que es lo que necesito, no debería de haber ningún problema para pasar el examen. 

 ¿Te gustan las costumbres finlandesas? 

No he esquiado nunca, pero me gustaría probarlo. Por el resto, soy muy finlandés en muchas cosas. De hecho, soy un adicto al avanto (nadar en invierno en un agujero en el hielo).  Cuando voy a Finlandia siempre me atrevo, haga el tiempo que haga. También me encanta ir a buscar setas al bosque. Estoy adaptado porque voy muy a menudo a Finlandia. 

 ¿Te ha sorprendido haberte adaptado tan rápido? 

Sí, he cambiado mucho mi mentalidad, incluso hasta en cuestiones religiosas. En Finlandia casi toda la población es luterana o agnóstica. Yo soy católico, pero cada vez me hago más liberal en ese aspecto. En México es impensable que te puedas casar en una misma boda con un sacerdote católico y uno luterano. Esas cosas te abren los ojos y te hacen ser más abierto.  

 Te vas a Finlandia habiendo conseguido ya trabajo allí, ¿verdad? 

Sí, he conseguido trabajo en una empresa sueca, Sandvik, que se encuentra también en Finlandia. En todo caso, es una empresa nórdica.  

¿Qué expectativas tienes? 

Va a ser un reto profesional, porque supone avanzar respecto a lo que hacía aquí. Pero también lo va a ser en otro sentido, no tanto por el idioma, porque trabajaré en inglés, sino por la adaptación al ambiente laboral. La cultura empresarial es más abierta. Aquí en la empresa en que trabajaba eran muy tradicionales y allí son muy innovadores, lo que es nuevo para mí. Además, aunque me voy a una empresa internacional, muchas de las personas que hay allí son fineses y hablan en finés, lo que me obligará a aprenderlo mejor para integrarme. También me apuntaré a los cursos que ofrece la empresa para aprender el idioma, algo que considero muy positivo. 

 ¿Cómo son las condiciones laborales que te han ofrecido? 

Son mejores que las de aquí. Hay excepciones, claro, pero en general los salarios son más elevados que en España.  A parte de eso hay muchas ventajas sociales. En la empresa a la que me voy me entregan una tarjeta para actos culturales, que se puede usar para ir a conciertos y eventos. Además, esta empresa cuenta con gimnasio, algo que parece ser habitual en Finlandia. De hecho, tenemos hasta una piscina.  

 ¿Crees que contarás pues con un poder adquisitivo elevado, teniendo en cuenta los salarios y el precio de la vida? 

Sí, muy elevado. Soy afortunado por contar con buena educación y experiencia en poco tiempo y siento que voy a un lugar donde tendré un poder adquisitivo mayor del que imaginaba, porque de los empleos que me ofrecieron este supera de sobras el límite respecto a lo que estaba buscando.
 

Un Primavera Sound nórdico

La artista islandesa Björk actuará en el Primavera Sound 2018 (31 de mayo)

Días: del 30 de mayo al 3 de junio de 2018 (Barcelona).

El line-up del Primavera Sound de este año ha confirmado ser una delicia para todos los amantes de la música nórdica. La cantante islandesa Björk pisará por primera vez el escenario del Parc del Fòrum de Barcelona en la decimoctava edición del festival, y lo hará para presentar ‘Utopia’, su último trabajo publicado. La acompañaran en este certamen musical alrededor de otras 200 bandas entre las que se encuentran diez grupos nórdicos como Lykke Li (Suecia), Lindstrøm (Noruega) o Aleksi Perälä (Finlandia).LEER MÁS