Hadda Hreiðarsdóttir: “En Islandia, simplemente confían en ti”

Hadda Hreiðarsdóttir con su hijo Benjamín Míó Adamsson en Dettifoss, Parque Nacional de Vatnajökull, Norte de Islandia

Hadda Hreidarsdóttir con su hijo Benjamín Míó Adamsson en Dettifoss, Parque Nacional de Vatnajökull, Norte de Islandia

La profesora de islandés en Institut Nòrdic nació en Akureyri, Islandia. Se siente a gusto en Barcelona, ciudad en la que está afincada, aunque desearía regresar más a menudo a su país de origen para visitar familiares y amigos. Aquello que más echa de menos de Islandia es la energía que desprenden los parajes de la tierra.

¿Cómo dirías que son los Islandeses?

Trabajan duro y les gusta echarse unas risas. Cantan mucho. Son buenos en el deporte y la música y están muy orgullosos de sus orígenes – ¡a veces hasta demasiado! En la enseñanza somos flexibles. Acostumbramos a centrarnos en las necesidades de cada uno. No tenemos miedo de probar cosas nuevas y a la vez somos muy tradicionales en algunas otras.

¿Crees que nuestra visión de Islandia se corresponde con la realidad?

En algunos aspectos sí y en otros no. Tienes una visión distinta de las cosas cuando hablas del lugar en el que has nacido y del cuál lo conoces todo desde dentro. Por ejemplo, en relación a la política y la historia. Los medios acostumbran a ofrecernos una imagen positiva sobre la naturaleza, y esto es verdad. Es una cultura maravillosa en muchos aspectos.

¿Dirías que el Islandés es una lengua difícil?

El islandés no es fácil, pero tampoco imposible. Si lo estructuras en fases y tratas de aprenderlo poco a poco acabas disfrutándolo y todo. Lo mejor sería ir a Islandia por un tiempo pero es realmente sorprendente lo que se aprende tan sólo viniendo una vez a la semana a las clases. Muy sorprendente. Muchas veces he quedado fascinada por los mismos estudiantes.

¿Qué diferenciaría el islandés de otras lenguas nórdicas?

Mientras que algunas lenguas nórdicas han sufrido muchos cambios, el islandés no lo ha hecho debido a su aislamiento. La declinación, por ejemplo, ha desaparecido en los demás idiomas, pero no en el islandés. Aunque no estoy segura de que mis estudiantes estén contentos con ello. (risas)

 

“A los estudiantes les fascina la cultura, la naturaleza, las Sagas y el sonido del lenguaje islandés”


¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Me encanta enseñar a gente que está dispuesta a aprender y, de hecho, estos son los estudiantes de Institut Nòrdic.

¿Qué motivos tienen los estudiantes para querer aprender islandés?

Muchos de ellos ya han estado a Islandia o siempre han querido ir allí. Esto les acerca un poco al estudio de la lengua. Están fascinados por la cultura, la naturaleza, las Sagas y el sonido del lenguaje.

¿Qué metodología sigues en las clases? 

Trato de dar a los alumnos poca información al mismo tiempo y luego construir alrededor de lo que han aprendido poco a poco. ¡Si introduzco mucho conceptos a la vez puedo ver cómo les viene el pánico! Intento que todo el mundo hable y adquiera confianza con los sonidos. Empiezo con lo más simple e introduzco la gramática cuando siento que ya están preparados.

¿Es costumbre que los islandeses cambien al inglés cuando un extranjero se les aproxima?

Casi todo el mundo en Islandia habla muy buen inglés, así que a veces pienso que debido al incremento del turismo es mucho más fácil comunicarse en inglés. Aun así siempre me siento orgullosa cuando escucho que uno de mis estudiantes ha sido capaz de pedir café y helado en islandés. Estamos los dos muy contentos. Si vas a una pequeña localidad islandesa entonces será más fácil encontrar alguien que no utilice el inglés cuando se dirija a ti.

¿El desempleo apenas existe en Islandia, cómo te sientes respeto al nivel de desempleo que tienen los países del Sur de Europa?

Puedo ver el daño que hace el desempleo a una nación. En Islandia la gente es fuerte, todo el mundo trabaja, y duro. La tierra desprende energía y la gente no está preocupada en que hagas las cosas mal. Simplemente, confían en ti. No es difícil encontrar un trabajo de tu ámbito tan pronto como acabas los estudios. Es más fácil hacer las cosas y crecer profesionalmente.

¿Cómo ves el futuro de la lengua islandesa?

Pienso que es importante proteger el lenguaje y no estoy preocupada de que vaya a desaparecer. Los islandeses son conscientes de cuán valioso es. Espero que todo el mundo que habla el islandés se de cuenta de esto. También creo que venir de un pequeño país como Islandia y hablar esta lengua te define como persona.

¿Qué recomendarías a alguien que quiere aprender islandés?

Ir a Islandia durante más tiempo que por un fin de semana. Ver algo más de la capital, ir a Akureyri y Mývatn. Remojarse en las piscinas a plena noche y no esperar disfrutar de muy buen tiempo. ¡Tan sólo de litros y litros de la maravillosa agua islandesa!