Margarida Plana, CEO y propietaria de EoEnergia: “Animo a las empresas a que hagan negocios allí”

Margarida Plana: “Creo que cuando eres mayor aprendes idiomas de forma diferente, es más sencillo”

Según Margarida Plana, CEO y propietaria de EoEnergia, apasionada del norte e ingeniera, los países nórdicos son excelentes para visitar como turista, pero también muy interesantes para establecer negocios. Ella estudia noruego porque ve que es una manera buena de generar confianza con sus clientes y, además, le encantan los idiomas.

¿Cuál es el perfil de tu empresa?

Ofrecemos innovación ligada a la energía, no solo renovable, sino a la eficiencia energética. Trabajamos en herramientas y estrategias que mejoren el comportamiento energético y la gestión de los recursos de los clientes. Por ejemplo, estamos trabajando en Aviapolis, un proyecto que está desarrollando una nueva ciudad eficiente al lado del aeropuerto de Helsinki.

Siendo una empresa de aquí, podríamos pensar que su actividad está centrada en soluciones en nuestro entorno, pero la has enfocado mucho a los países nórdicos. ¿Por qué?

No es del todo así. Yo abrí la empresa en 2009 y tenemos parte de los clientes aquí, pero siempre nos llamó mucho Europa. En verano de 2015 fui a Noruega. En febrero de 2016 volví otra vez. Al final de la dark season ese azul ártico me enamoró, y empecé a partir de ese año a aprender noruego. Dio la casualidad que en el congreso Smart City de Barcelona conocí gente de Helsinki, Göteborg y Oslo. Y una cosa llevó a la otra.

¿Qué hay de diferente allí en cuestiones energéticas?

Que allí todo se enfoca de forma distinta. Allí se procura que cualquier edificación, infrastructura, actividad industrial o forma de transporte sea energéticamente eficiente (escuelas, aeropuertos, hoteles…). Esta visión encaja perfectamente con nuestros proyectos y nuestra forma de funcionar.

¿En qué se diferencian los países nórdicos del resto?

Cuando volvemos de allí estamos todos más relajados. Los nórdicos tienen una forma muy distinta de hacer las cosas: respetan la naturaleza, las personas, el medio ambiente y la forma de hacer las cosas en general. Esto es lo que nos atrajo. Están centrados en las personas.

¿Qué sensación tienes al entrar en una oficina en Escandinavia?

Al principio parece que el ambiente sea más cerrado, pero a la que te conocen un poco ya no es así. Esta primera barrera se supera fácilmente si uno se interesa por la cultura de sus clientes. Además, las oficinas tienen una gestión distinta del espacio, una forma más dinámica, abierta y relajada.

¿En los países nórdicos has encontrado muchas oportunidades de negocios?

Animo a las empresas a que hagan negocios allí. Yo además de clientes tengo partners. Cuando haces un proyecto no eres experto en todo y necesitas personas que conozcan el lugar. Les invito asimismo a participar en proyectos en la zona mediterránea.

Has viajado mucho al norte, sobre todo al norte de Noruega. ¿Qué es lo que te gusta tanto?

A mi marido y a mí el paisaje nos apasiona. Svalbard nos tiene enamorados. Iríamos cada verano y cada invierno una temporada. La verdad es que nos gusta muchísimo el norte. A parte de Svalbard, hemos viajado al norte de Noruega (Lofoten, Senja, Tromsø, Sunnmøre), al norte de Finlandia (Ivalo y el lago Inari) así como a Groenlandia, Islandia y las Islas Faroe.

¿Qué te parece el idioma noruego?

En mi caso ha sido fácil. Empecé el año pasado, pero he hecho 4 cursos en dos años lectivos. Creo que cuando eres mayor aprendes idiomas de forma diferente, es más sencillo. Del noruego lo que más cuesta es la pronunciación. Además de catalán y castellano, hablo francés, italiano, inglés, flamenco, chino, y ahora noruego. Desde el punto de vista de hacer negocios, hablar el idioma del país con quien haces tratos es muy interesante. Claro que podemos trabajar en inglés, pero hablar el idioma del cliente beneficia la relación y el proyecto. Tengo que decir que cuando digo que aprendo noruego, no solo mis clientes noruegos, sino también mis clientes de Suecia y Finlandia se ponen muy contentos y me toman más en serio.

Has dicho que aprender idiomas de mayor es más fácil. Normalmente se suele decir que cuesta más. ¿Por qué consideras que es así?

Porque los aprendes porque quieres. Creo que enfocas la forma de aprender de forma distinta. La mente está mucho más relajada. Además, siendo adulto eres más práctico.

http://eoenergia.com/es//

Joan Casanovas: “Dinamarca es un país con sentido común”

Joan Casanovas: “Felicidad no significa vivir sonriendo todo el rato sino estar en un entorno en el que te sientes a gusto”

Para Joan Casanovas, las razones que le impulsaron a estudiar danés son sobre todo familiares. Joan está casado con una danesa y tiene dos hijos ya adultos con doble nacionalidad española-danesa. Este economista y empresario ya conoce Dinamarca y a los daneses muy bien, pero quiere saber más y para eso estudiar el idioma es fundamental.
READ MORE

Aina Bonet, estudiante de lingüística: “Yo en Dinamarca me quedo a vivir”

Aina Bonet estudia tercero de lingüística aplicada en la Universitat Pompeu Fabra y nivel B1.1 de danés en Institut Nòrdic. Tras realizar un Erasmus en la ciudad danesa de Århus durante cinco meses, tiene previsto de marcharse otra vez para hacer prácticas allí el próximo año, y si puede ser, también cursar un Máster cuando finalice la carrera en Barcelona.READ MORE

Adolf Sotoca García, arquitecto: “Me atrae a Luleå un proyecto muy interesante”

Adolf Sotoca García en Institut Nòrdic, dónde estudía sueco

Adolf Sotoca García, proyector urbanista y profesor en la Universitat Politècnica de Catalunya, ha sido reclutado en Suecia para un proyecto interesantísimo, montar una nueva escuela de arquitectura en la Universidad de Luleå, dónde será catedrático. El proyecto tendrá una duración de hasta doce años y Adolf traerá consigo a su mujer y a sus hijos en este nuevo comienzo profesional. Ahora él estudia sueco en Institut Nórdic para preparar bien su reto profesional, personal y familiar.READ MORE

Belinda Dura Choy: “Aquí no hay muchas mujeres en la ingeniería naval, en Noruega tienen otra perspectiva”

IMG_1848

Belinda Dura Choy en la Universidad Politécnica de Cataluña


Belinda Dura Choy está a un paso de alcanzar su sueño. El próximo año realizará el proyecto final de carrera en Noruega, lugar en el que también hará un Erasmus Prácticas. Esta joven canaria se encuentra en estos momentos en el último curso de Ingeniería en Sistemas y Tecnología Naval de la Universidad Politécnica de Cataluña. La pasión por los barcos y la industria naval la llevaron a querer dedicar su vida al diseño y construcción navieras, y tiene claro que no existe lugar mejor para profesionalizarse en este ámbito que los países escandinavos.

¿Por qué Escandinavia?

Primero porque es la zona del mundo con mayor ratio de barcos por habitantes. En segundo lugar, porque se consiguen 14.500 embarcaciones cada año y tercero, porque me encanta la cultura vikinga. Me llamó la atención la elección de la madera para la construcción de barcos, o cómo se atrevían a navegar por mares en condiciones en las cuáles otros nunca hubieran llegado tan lejos.

¿De dónde te viene esta pasión por los barcos?

Siempre me han gustado, nací en la Islas Canarias y toda mi vida he vivido cerca del mar. En 2006, cuando todavía estudiaba diseño de interior, fui por casualidad a Valencia en un congreso de ingeniería naval y supe que esto era lo que quería hacer. Entonces dejé mi anterior pareja, mi anterior casa, mi anterior vida y me dije, allá voy.

Y escogiste Noruega…

Noruega fui mi objetivo principal desde hace cuatro años. Yo solía veranear en Alicante en una zona en la que sólo viven noruegos. Cuando vine a Barcelona descubrí Institut Nòrdic y conocí a Martine Hansen, la profesora de noruego. Estudié noruego durante un año y con mis compañeros de clase hicimos un bonito grupo. Ahora todavía sigo estudiando un poco por mi cuenta. Martine Hansen como profesora me ha encantado. Exigente pero muy buena a la vez. Con los del grupo todavía sigo quedando para tomar un café y estudiar de vez en cuando.

¿Qué crees que podría diferenciar los estudios aquí en Barcelona de los de Noruega?

En Noruega prestan mucha atención a lo que es la sostenibilidad, trabajan mucho con offshore y lo que es otro tipo de plataformas. Me gustaría hacer investigación allí, ya tengo asignado mi tutor y seis meses por delante para hacer el proyecto. Sería en el campus de la Buskerund and Vestfold University College.

Yate entre fiordos noruegos

Yate entre fiordos noruegos

¿En qué consiste tu último proyecto final?

Diseñar mega yates, pero no querría hacer algo lujoso u ostentoso como lo que me gustaba al principio, conforme he ido aprendiendo más de ingeniería naval he ido descubriendo otro tipo de materiales, de sostenibilidad y recursos asociados al medio ambiente. Me gustaría hacer una mezcla de todo, quizá coger el proyecto de carrera final de diseño de interiores mirándolo con otra perspectiva, desde la ingeniería naval aplicando conocimientos técnicos a un trasfondo artístico.

¿De Canarias a Noruega, cómo ha sido tu trayectoria?

En un principio estudié diseño de interiores, mi proyecto final de carrera no contemplaba embarcaciones ni medios de transportes, pero yo me empeñé en diseñar un barco. Para el proyecto final me encargué de diseñar un mega yate de 48 metros de eslora y tres pisos, estuve en una sala encerrada ocho meses averiguando cómo hacer un barco porque nadie me había enseñado nunca nada. Cuando acabé el proyecto me llamaron para publicarlo y me dieron una beca para ir a Italia a estudiar un Máster en Diseño de Yates. Posteriormente, escogí Barcelona para estudiar ingeniería naval, cerca del mar podía trabajar a la vez que estudiar la carrera, siempre con la mirada fija en Escandinavia.belinda2

¿Te podrías plantear vivir en Noruega?

Mi plan es ahorrar ahora lo máximo que pueda y en cuanto llegue a Noruega empezar a vivir mi sueño. Me gustaría algún día trabajar en un estudio disciplinar con gente de diferentes culturas, y por eso me oriento más hacia Escandinavia. Por la cultura, y por cómo ellos tienen más implantado el tema de la igualdad de género. Aquí las únicas mujeres que salen en las revistas navales están vestidas de hombre o toman del brazo a su marido. No hay muchas mujeres en la ingeniería naval. Poquito a poco sí, pero sé que en Noruega tengo mayores posibilidades de sentirme un poco más reconocida.

¿Piensas que en España el sector naval es más cerrado?

Sí, y además está orientado a determinados hombres de edad avanzada. Es muy difícil entrar. En Escandinavia veo que tienen una mentalidad más abierta. Además del contacto con el mar, están rodeados de la cultura marítima. Todo el mundo sabe lo que es un barco o descifrar la dirección del viento. Ya cuando hacía diseño me gustaba la arquitectura de estilo escandinavo.

¿Y ahora mismo, qué tienes entre manos?

Estoy haciendo prácticas en el FIM, trabajo como Project Manager Junior. Me queda el último cuatrimestre de clase, terminar el proyecto que estoy haciendo y el 14 de febrero empiezo las clases en Noruega.

 

Entrevista de: Mar Schoenenberger