Masterclass de Institut Nòrdic: la oportunidad de experimentar las clases online

Si quieres estudiar algún idioma nórdico pero tienes preguntas o quieres saber exactamente cómo funcionan las clases en Institut Nòrdic, participar en una de nuestras masterclass puede aclarar tus dudas y darte el empujón que necesitas para unirte a uno de nuestros cursos.

Una masterclass es una clase real, en la que se hace una introducción al sueco e incluye contenido y actividades de la primera sesión de nuestros cursos de A1. La masterclass la dan los mismos profesores y se utilizan los mismos recursos y materiales. Participar en ella te permitirá tener un pequeño adelanto de cómo es la experiencia de estudiar en Institut Nòrdic, pero de forma gratuita y sin compromiso.

Te invitamos a participar en la primera masterclass online de sueco que ofreceremos el día 9 de febrero. Está especialmente indicada para cualquier persona que esté interesada en estudiar sueco online.

Fecha:

  • Día: jueves 9 de febrero de 2023
  • Hora: 20:00 h
  • Online (Zoom)


Plazas limitadas. La masterclass es online a través de Zoom y gratuita. Para inscribirte rellena el formulario que encontrarás al final de la página. 

Formulario de inscripción masterclass

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Un Lugar Nórdico: los 100 rincones más nórdicos del norte

Hace dos años, en Institut Nòrdic iniciamos una serie de publicaciones breves en redes sociales con la finalidad de compartir información de interés sobre rincones de los países nórdicos, a través de los cuales se puede entender un poco mejor en qué se parecen y en qué se diferencian nuestros vecinos del norte. Esta semana, la serie #UnLugarNórdico cumple números redondos. Ya son 100 lugares plenamente nórdicos sobre los que hemos escrito. 

Si en tu lista de deseos tienes un viaje a alguno (o varios) de los países nórdicos, o simplemente tienes curiosidad por conocer nuevos lugares, puedes encontrar inspiración para tu ruta en las 100 publicaciones de la serie. Algunos son destinos muy populares, pero también encontrarás rincones no tan conocidos pero igualmente interesantes.

Sònia Salvadó, enfermera: «en Suecia tenemos la sensación de estar protegidos»

Italia, Londres, Amposta y ahora Suecia. Sònia Salvadó, enfermera instrumentista oftalmológica en Tarragona y estudiante de sueco en Institut Nòrdic, no dudó cuando le surgió la oportunidad de marcharse con su familia a Suecia. En esta entrevista nos cuenta qué la motivó a embarcarse en este proyecto y cómo se están preparando para la mudanza. 

Por Hannu Arvio

Primera pregunta: naciste hace 47 años en Amposta (Tarragona). Has vivido en España, también en una parte de Italia, y desde Italia fuiste a Londres y volviste a Amposta. Durante este tiempo te has casado con un italiano y tuvisteis dos hijas (7 y 10 años) y ahora estás estudiando sueco para hacer las maletas e irte a Suecia. ¿Por qué Suecia?

(La oportunidad de ir a) Suecia llegó en medio de la pandemia. Yo soy enfermera y trabajaba en una casa para ancianos, era un momento muy difícil. Un compañero mío que es enfermero me contó que un compañero suyo, que es doctor, estaba trabajando en Suecia. Y nos contó sobre las buenas condiciones de trabajo, del respeto a nivel de profesión, del respeto a los niños y la buena conciliación familiar… Condiciones que hemos buscado en todos los lugares en los que hemos estado y que no hemos conseguido encontrar. Así que, ¿por qué no?

 

No habías encontrado una ubicación ideal con tu familia pero en el caso de Suecia ya tenías una recomendación. A partir de entonces, surge la idea y comienza el proyecto.

Como ya hemos hecho esto otras veces, lo primero fue buscar información fiable. Al final cada persona te cuenta su experiencia personal y puede ser que hables con alguien que lo ha pasado muy mal y luego hay personas que están maravillosamente. Escribimos a la embajada, me presenté como representante de la familia y ellos nos facilitaron unos cuantos enlaces donde encontrar más información sobre la vida en Suecia, y nos dijeron que era súper importante empezar a aprender la lengua. Esto es algo que yo he podido entender durante todos estos años en los que he trabajado en varios lugares y, sobre todo en mi profesión, la lengua es muy importante para adaptarse y trabajar con tranquilidad. Me hablaron sobre Institut Nòrdic, nos fuimos de vacaciones a Suecia a principios de septiembre y ya al volver me apunté (a un curso) para empezar a aprender sueco. No tenía un proyecto concreto, pero entendí que aprender sueco era la parte más importante y no me importó empezar con otra lengua.

Sònia con sus hijas Lunel y Brigith, y su marido Giancarlo Pasqualotto.

Ahora vas a empezar un curso de B1, que ya empieza a ser un buen nivel. Cuando empezaste a poner en marcha la idea de mudaros a Suecia, ¿también empezaste a dar pasos en el ámbito profesional para ir avanzando?

Sí. Como ya había tenido esta experiencia anteriormente contacté con Eures, que es un programa que pone en contacto a profesionales europeos para que puedan viajar y trabajar por toda Europa, y ellos me pusieron en contacto con personas de Suecia que buscaban empleados. Ya he tenido una entrevista de trabajo online a través de Eures y luego otra entrevista presencial. El programa Eures me está asistiendo para poder reconocer mis títulos (en el extranjero), saber con qué administración tengo que contactar para cada trámite, y también me han ayudado económicamente para poder hacer el viaje en el que hice la entrevista. Ahora estoy en contacto con la región Södermanland y también estuve en contacto con la región Kronoberg, pero la entrevista se puede hacer en Eskilstuna, que es la capital de Södermanland.

 

¿De qué depende que dentro de poco estés trabajando en Suecia?

De que obtenga el nivel C1 de sueco para poder inscribirme en el Colegio de Enfermería. En nuestra profesión (enfermería) necesitas poder entender y comunicarte bien porque tratas con personas en situación de vulnerabilidad porque están enfermas. Es obligatorio, es súper importante saber la lengua, y lo entiendo perfectamente. Me dijeron que con un nivel B2 ya podía conseguir un contrato de prácticas, sin responsabilidades en el trabajo, y que entendían que necesitaría estar allí para poder conseguir el C1, para poder hablar con más gente, ya que ahora solo hablo con mi profesora.

 

Dominas varios idiomas: español, catalán, italiano, inglés y ahora estás con el sueco. ¿Cómo ves el sueco como idioma?

Bueno, yo siempre he tenido facilidad para las lenguas, y confieso que cuando empecé el año pasado pensé: “bueno, uno más”. ¡Ay! Es complicado porque hay varias lenguas en mi cerebro que a veces se combinan, pero a la vez me ayudan porque hay varias similitudes.

 

Sobre todo en inglés y sueco.

Y también algunas cosas del italiano y el catalán. Parecerá tonto pero es así. Me lo tomo como una meta, una motivación. Una lengua no podrá conmigo. Y la verdad es que me gusta. Hay ciertos significados en sueco que explican conceptos que en español o italiano, que son lenguas muy trabajadas, no llegan. Y me gusta esto. Incluso he intentado escuchar algunas cosas en noruego y también entiendo algo. Así que el sueco abre un abanico de otros idiomas que es muy interesante.

 

Entonces ves bastante factible que en algún momento, pronto, te puedas comunicar en sueco. 

Sí, estamos súper convencidos.

 

Antes de esa recomendación, ¿habías pensado anteriormente en Suecia?

Los países nórdicos en general, para los países mediterráneos, son como una especie de ejemplo. Siempre hemos tenido noticias sobre la educación, el avance tecnológico, la vida respetando la naturaleza… y eso siempre ha sido como un eco. Pero en Suecia, en concreto, no. Mi marido ya había estado de joven y dijo que el lugar era precioso. Pero cuando uno tiene 20 años tiene otros objetivos cuando viaja. Suecia no había tenido importancia antes, pero la idea (de los países nórdicos) sí que estaba allí.

 

Después de dos viajes a Suecia, una entrevista online y otra presencial, estudiar sueco… ¿Habéis estado en invierno?

No, hemos estado en otoño.

En sus viajes a Suecia, Sònia ha intentado que la experiencia sea lo más parecida a vivir allí.

¿Ha cambiado tu idea de Suecia respecto a la que tenías antes?

Creo que ha ido a mejor. Estando allí nos hemos alojado en una casa y hemos intentado vivir como una familia: ir a comprar, usar medios de transporte… No se puede comparar, pero hemos intentado vivir como ciudadanos y no como turistas. Y ha sido muy positivo. Ahora que sé que el clima es muy malo y muy oscuro durante el invierno, no es algo que nos frene a intentar hacerlo. Por ahora hay más ventajas que desventajas. Ha mejorado nuestra opinión desde que hemos estado allí.

 

¿Qué ves de positivo en Suecia?

Para nosotros es muy importante la naturaleza. En una ciudad de 100000 habitantes como es Eskilstuna no te das cuenta de que estás en una gran ciudad (a parte del centro), porque hay mucha naturaleza y todo fluye mucho. Yo trabajo en Tarragona y es un caos entrar en la ciudad para trabajar. Y esa sensación de agobio allí no se percibe. Por ejemplo, hemos estado en el hospital y allí hay un silencio tremendo. Todo es muy fluido. Entiendo que habrá momentos de crisis pero nos parece una vida muy tranquila. Hay muchos parques para los niños y yo creo que tenemos la sensación de estar protegidos cuando estamos allí. Como que si vas a vivir algo vas a tener protección.

La conciliación familiar y la tranquilidad en Suecia son dos de los motivos por los que Sònia y su familia han emprendido este proyecto.

Supongo que teniendo hijas piensas más en cosas como la escolarización y su futuro. ¿Ves su futuro mejor en Suecia?

Sí, sí. Yo creo que a nivel de posibilidades de educación sí. El año pasado, la maestra de nuestra hija mayor nos convocó y nos dijo que quería hacerle unos test porque veía que podía tener posibilidades. Habíamos visto que era muy espabilada, pero los resultados de los test determinaron que tiene altas capacidades. Este caso, para el sistema educativo español, es un problema ya que no saben cómo atenderles. Necesitan recursos que aquí no pueden darles. Así que esto ha sido también un motivo muy importante para irnos y darles la educación que ellas quieran. Por ejemplo, si una de mis hijas me dice que quiere ser astronauta, yo creo que en Suecia lo podrá conseguir, pero aquí no. Esto ha sido muy motivador para tirar hacia adelante con este proyecto. Y también a nivel de liberación de la mujer, de roles más igualitarios, el concepto de la mujer en el trabajo. A mi me sorprendió mucho que mis 47 años no les supusiera un problema, cuando en cambio aquí sí lo es. Para ellos soy un recurso trabajado, que puede dar enseguida, y aquí no se ve así. 

 

Una profesional consolidada que puede aportar mucho en los próximos 20 años. 

Yo he ido a hospitales y me han dicho que no necesitaban a personal tan especializado.Y me sorprendió mucho porque sabemos que hay falta de enfermeras en todas partes.  

 

Como proyecto familiar para ti, para tu marido, para tus hijas… lo ves todo de forma muy positiva. Sin embargo, ¿crees que hay algo de vivir en Suecia que puede ser negativo? 

No sé… los mitos dicen (y seguramente prejuicios) dicen que son una sociedad muy cerrada, muy egoísta en el sentido de que no se abren mucho. He vivido alguna mala experiencia en este sentido en Londres, aunque sé que son dos “civilizaciones” muy diferentes, mentalidad nórdica, muy “egoísta”. Pero yo creo que vamos a romper mitos porque aquí, aunque seamos mediterráneos, la gente vive por sí misma y no por los demás. Esto es la única cosa que no me gustaría. Yo creo que podría superarlo, porque soy mayor, pero no quiero que mis hijas se encuentren con una “pantalla” de poco intercambio, aunque no creo que sea así, si no que tenemos muchos prejuicios. Algo así como que los mediterráneos somos muy “guays”, muy abiertos, y que allí la gente es cerrada, que va del trabajo a casa. No he vivido esto (cuando he estado en Suecia). Hemos ido por tiendas, por restaurantes, por parques y hemos conseguido hablar con otras madres, otros padres… Sobre todo padres, hay muchos padres en los parques de Suecia, más que aquí, algo que también es muy positivo. Y con estas personas hemos podido hablar, intercambiar opiniones… Es como todo. Habrá gente más cerrada y otra más curiosa. 

A parte de esto, también está el hecho de que haya tanta oscuridad en invierno. Pero yo creo que esto lo superaremos, no es algo que nos pueda tirar hacia atrás. 

Otra cosa es que tenemos familia aquí y nuestros padres ya son mayores, es decir, que pudiera haber algún problema de salud que nos retuviera aquí.

 

Tu futuro profesional como enfermera en Suecia. ¿Cómo lo ves? ¿Qué ventajas puede tener comparado con España? 

Yo creo, en mi caso, que es muy importante la conciliación familiar. Aquí para poder cuidar a tu hijo enfermo tienes que pedir permiso, te hacen sentir mal porque no vas a trabajar y sobrecargas a tus compañeros… Creo que allí están organizados para estas situaciones porque forman parte de la vida. Igual que si tienes un anciano a tu cargo.

 

De hecho, por ley puedes.

Esto nos da mucha tranquilidad. Yo solo espero haber entendido bien que a partir de cierta edad tienes más tiempo libre y puedes disponer de más vacaciones, tienes ventajas en las pensiones… Creo que como mínimo van a respetar el contrato firmado. Aquí a veces firmas un contrato y luego haces otras cosas, más horas, etc. Aquí nunca he tenido un contrato que se respetara de principio a fin. Empiezas bien pero a medida que pasa el tiempo se van acumulando horas, tienes que trabajar horas extra de forma habitual, no puntual, y si no lo haces estás mal visto, algo que no entiendo por qué es así, pero sucede. Calidad de vida, en general.

 

Digamos que lo que buscas es calidad de vida profesional.

Sí, calidad de vida profesional que luego se refleja en tu vida personal y familiar.

La naturaleza también juega un papel muy importante en el proyecto de esta familia.

¿Qué opinan tus amigos y familia?

Mi familia está acostumbrada a que les dé estas noticias, pero ellos no me dicen ni bien ni mal. Es “lagom”, como se dice en Suecia: ni mucho ni poco, ni bien ni mal. 

 

No intervienen

No, pero ellos están contentos con mis logros y supongo que entienden los motivos. Pero como ya he cambiado muchas veces, no les sorprende mucho, es casi como una costumbre para ellos. Y mis amigos de verdad tampoco se han sorprendido. La mayoría de nuestros conocidos nos dicen que nos admiran, pero que ellos no serían capaces de hacerlo.

 

¿Por qué razón crees que te dicen que no serían capaces de hacerlo?

No lo sé, supongo que es complicado cambiar de vida e irse a otro país con niños, aprender un idioma nuevo y ponerse a prueba. Porque al fin y al cabo, al irte a otro país siempre tienes que demostrar quién eres y esperar que lo que tú eres vaya bien allí y exponerte a la prueba. Es salir de tu zona de confort al 100%.

 

Tú ya has hecho esto varias veces: primero a Italia, luego a Londres y de vuelta a España. ¿Qué has aprendido del proceso de trasladarte que te pueda servir en el proyecto en el que estás ahora? 

Que siempre hay un mal momento al principio en el que lo pasas muy mal y parece que no podrás superarlo, pero siempre pasa. Es como una tormenta, tienes que aguantar duro y pasará, te acostumbrarás de alguna manera. Siempre acabas encontrando “almas gemelas”, gente que te ayudará muchísimo y se quedará siempre contigo. Por ejemplo, yo puedo decir que tengo amigos desde hace más de diez años en Italia que, aunque haga mucho que no nos vemos, cuando nos encontramos es como si hubiéramos quedado la tarde antes. No sé si es que yo he sido mujer en un país donde no se ha valorado mucho a las mujeres, y siempre tiendes a pensar que no serás capaz de hacer algo, pero cuando lo consigues te sorprendes. Ahora, además, están mis dos hijas, así que la situación es diferente a las otras veces. Será mucho más complicado, y tú puedes sufrir cosas pero no quieres que las sufran tus hijos. Vamos a aprender muchas cosas esta vez.

Lunel y Brigith están casi más entusiasmadas que sus padres por su nueva vida en Suecia

¿Tus hijas qué opinan?

Ellas están muy emocionadas, para ellas no hay problema, quieren ir, y es que cuando hemos estado allí ellas han estado maravillosamente. Supongo que es porque nos oyen hablar y les hacemos ver que allí hay cosas que van bien y que aquí no. Mi hija pequeña, la primera vez que fuimos a Suecia tenía 5 años y decía: “mamá, es que aquí no hay cacas de perro por las calles”.  Una niña de 5 años se sorprendió y cogió esto como una cosa muy positiva, entendiendo que allí viviríamos en un lugar limpio y ordenado. Supongo que mis hijas están en una edad en la que como vamos a hacer esto juntos, piensan que si los padres deciden hacer algo porque es positivo ellas se sienten protegidas.

 

¿Qué le diría a alguien que está pensando en lanzarse a un proyecto como el tuyo? 

Yo les diría: “¿qué pierdes?”. No pierdes nada, siempre ganas. Cuando yo he cambiado de país nunca he pensado que perdía Italia o Londres, porque lo que se tiene que quedar, se queda. Yo he vuelto después de 12 años a Italia, después de 10 años a Londres, y he encontrado gente con la que me he abrazado. Así que ¿qué pierdes? No pierdes nada. Ganas una lengua nueva, experiencias que te acompañarán, y en el trabajo seguro que aprenderás muchísimo, y siempre puedes volver. Nosotros vamos a coger una excedencia en el trabajo y ya está. No tenemos hipoteca porque no queremos estar ligados económicamente a ningún sitio. Dejas una casa y a tu familia momentáneamente, pero en realidad solo vas a ganar y siempre puedes volver atrás si sientes que no puedes. Tienes la posibilidad de empezar de nuevo aquí, que será un poco más fácil con la experiencia y lo mucho que habrás aprendido sobre tí y tu capacidad de superar problemas. 

Kaffè i Parlå, el intercambio de idiomas de Institut Nòrdic

Si quieres practicar un idioma nórdico, o eres un nórdico que quiere practicar castellano, catalán, euskera o gallego, Kaffè i Parlå es el intercambio de idiomas ideal para ti.

Después de un descanso de un par de años, en Institut Nòrdic retomamos las sesiones de intercambio de idiomas de sueco, noruego, finés, danés, islandés, español, catalán, euskera y gallego: Kaffè i Parlå. Una oportunidad ideal para practicar idiomas en un ambiente relajado y distendido, y en el que tendrás la oportunidad de contactar con un grupo más amplio de personas interesadas en el mismo idioma que tú. 

Para facilitar la participación desde cualquier lugar, habrá dos sesiones en dos días diferentes: una presencial en Barcelona y otra online a través de Zoom. Ambas sesiones son gratuitas y abiertas a todos: 

  • Viernes 3 de febrero de 19 a 20:30h – Presencial en Barcelona 
  • Viernes 10 de febrero de 19 a 20:30h – Online a través de Zoom 

Para inscribirte solo tienes que rellenar el formulario a continuación: 

Inscripciones KaffèParlå

*El intercambio de euskera y gallego solo está disponible en el evento online.

Viaje de Institut Nòrdic a Helsinki

No hay mal tiempo sino ropa inadecuada. En Senaatintori durante la ruta por la ciudad.

Después de tres años, en Institut Nòrdic hemos retomado los viajes culturales a ciudades de los países nórdicos.

Nuestro primer destino ha sido Helsinki, entre los días 3 y 6 de diciembre de 2022. El grupo de participantes estuvo formado por 15 estudiantes de finés, sueco y noruego de Institut Nòrdic, acompañados por el director y responsable de finés Hannu Arvio.

Finlandia son dos países en uno: el de verano y el de invierno. El de verano tiene mucha luz y es azul, por los lagos y el color del cielo despejado, y verde, por el color de sus bosques. El de invierno, en cambio, tiene menos luz y es blanco por la nieve. Durante los tres días de viaje, los participantes pudieron descubrir la capital de Finlandia en su versión invernal: nieve, mercados navideños… Y las celebraciones del día de la Independencia el 6 de diciembre.

El clima durante el viaje fue típicamente invernal

El programa del viaje incluyó visitas culturales a la Ópera Nacional de Finlandia (Kansallisooppera), la Biblioteca Oodi y una mañana única en la escuela Lauttasaaren Yhteiskoulu, donde los participantes conocieron de primera mano cómo es el día a día en un colegio finlandés, además de participar en al fiesta de la Independencia organizada por el colegio. Los alumnos de finés también pudieron participar en un language café en Oodi, que además es la biblioteca principal de Helsinki. 

La enseñanza finlandesa es práctica. En las clases de economía doméstica todos los estudiantes de secundaria aprenden a comprar comida, cocinar, planchar, limpiar y hacer la colada.

La gastronomía también fue una parte importante del viaje, ya que el grupo pudo probar algunos de los platos más típicos de la región en los restaurantes especialmente seleccionados para la ocasión. Entre ellos, el estofado de reno (carne de reno, puré de patatas, cebolla frita y arándanos rojos) y la sopa de salmón servida en olla (salmón, caldo de pescado, patata, cebolla, zanahoria, un poco de nata y eneldo). 

A continuación puedes leer el programa del viaje con el detalle de los lugares y restaurantes visitados:

Sábado 3 de diciembre

Encuentro de los participantes la tarde del sábado y cena informal. 

Domingo 4 de diciembre

Por la mañana, ruta por Helsinki y Suomenlinna a pie, en tram y en barco, guiada por Hannu Arvio. Comida en el Restaurante Manala y, por la tarde, visita a Oodi (biblioteca central de Helsinki).

Lunes 5 de diciembre

Visita al colegio Lauttasaaren Yhteiskoulu guiada por Elina Rögård. La visita incluyó un recorrido guiado por las instalaciones, el almuerzo en el comedor escolar y la participación en la fiesta de la Independencia de Finlandia junto con los alumnos y el personal docente. 

Por la tarde, visita a la Ópera Nacional de Finlandia Kansallisooppera y el language café para los estudiantes de finés en Oodi. Para acabar el día, cena en el Restaurante Cella.

Martes 6 de diciembre

Día de la Independencia de Finlandia. Brunch en el restaurante Oiva.

Dos de las profesoras de la escuela Lauttasaaren Yhteiskoulu vestidas con el traje tradicional para la celebración del Día de la Independencia. A la izquierda Elina Rögård, con el traje tradicional de Jalasjärvi. A la derecha, Elina Kirveskoski con el traje tradicional de Pyhäjärvi

Los viajes de Institut Nòrdic están abiertos a todos los alumnos y forman parte del funcionamiento de la escuela para profundizar los conocimientos y conocer los países nórdicos in situ. Cada año se organizan uno o dos viajes a una ciudad nórdica. Hasta estas fechas, nuestros estudiantes han visitado Estocolmo, Copenhage, Malmö, Gotemburgo, Uppsala, Bergen, Oslo, Tampere y Helsinki. En algunos lugares se han organizado ya varios viajes durante los últimos años.   

Generalmente, los viajes duran unos tres días. En el destino, Institut Nòrdic organiza un programa que va más allá del turismo normal, y que incluye comidas, cenas y el alojamiento. Un viaje así es una gran oportunidad para conocer el norte y sus habitantes, y también a los demás estudiantes. 

Susana García, científica en Svalbard: «se puede ver que los glaciares se están retrayendo muy rápido»

Nacida en Guadalajara (España), Susana vive, trabaja y estudia noruego en el lugar habitado más al norte del mundo.

Por Hannu Arvio

Ahora mismo (22/06/2022) te encuentras en Ny-Ålesund, en Svalbard y, sin exagerar, se podría decir que tú eres la española que se encuentra más al norte. De hecho, delante de ti no hay nada, ¿no? ¿Cómo acabaste allí?

Vivo en Ny-Ålesund, en Svalbard. Ny-Ålesund es una pequeña comunidad científica internacional. Aquí hay diferentes institutos que se dedican a estudios científicos del Ártico y desde hace dos años trabajo para Kartverket, que es como la agencia del mapa en Noruega (Norwegian Mapping Authority en inglés). Trabajo en el observatorio geodésico de estudios de la Tierra que Kartverket tiene en Ny-Ålesund.

Soy ingeniera de telecomunicaciones y en España pertenezco al Cuerpo de Astrónomos del Ministerio de Fomento. Trabajo con un tipo de técnica especial, muy específica, para estudiar el movimiento de placas tectónicas y la rotación terrestre. Se trata de una pequeña comunidad internacional, y los colegas noruegos hace dos años tenían una vacante. Hay mucha rotación de personal en Ny-Ålesund, porque la gente normalmente se queda aquí 3-6 años, no es un sitio para vivir de forma permanente, para toda la vida. Y eché el currículum y gracias a mi experiencia pues encajaba perfectamente.

 

¿Qué pensaste en el momento en el que te dijeron que sí?

Bueno, yo trabajé en Ny-Ålesund por primera vez hace nueve años, durante un año, y también para Kartverket. Tuve que buscar en el mapa dónde estaba Svalbard, y recuerdo perfectamente cuando le comuniqué a mi madre que me iba a ir a Svalbard a trabajar. Porque una vez me dijeron que había sido seleccionada, mi pareja, y yo misma, tenía claro que no podía decir que no, que era una experiencia vital a nivel profesional y personal. Y recuerdo coger el globo terráqueo, que todos tenemos de regalo de la comunión en España, y decirle a mi madre: “mira mamá, me voy justo aquí, debajo de la parte metálica que sujeta el eje. Ahí hay una isla, que es la más cercana geográficamente al Polo Norte y me voy a ir a trabajar allí”. Y mi madre me dijo: “hija, ¿no hay otro lugar más lejos al que irte a trabajar?” (risas). Pero en realidad no está tan lejos. 

Susana y su pareja Rubén Bolaño no dudaron ni un segundo cuando tuvieron la oportunidad de volver a Svalbard. Imagen de Anja Charlotte Markussen.

Estás en un lugar extremo: con días de 3 meses, noches de 3 meses, un clima muy extremo…¿Cómo es vivir allí?

Ny-Ålesund es un sitio muy especial, en muchos sentidos. Es un lugar muy pequeño, aislado; en invierno somos unas 30-40 personas trabajando de forma permanente en Ny-Ålesund. En verano, cuando vienen los científicos, somos unas 180 personas. Somos muy pocos, pero al mismo tiempo es un lugar muy social, donde todos nos conocemos, donde la vida se vive muy intensamente. Aparte del trabajo, en nuestro tiempo libre tratamos de aprovechar el entorno y la naturaleza que tenemos alrededor. Intentamos esquiar e ir en moto de nieve en primavera, hacemos senderismo, caminamos y subimos montañas, vamos en barco o kayak en verano… y siempre hay algo que hacer. Siempre hay alguna excusa para celebrar. Esta semana, por ejemplo, el sábado tenemos el “summer party” para celebrar que es verano. Y como antes decías refiriéndote a la luz, estamos en pleno solsticio de verano y en la mitad del periodo de sol de medianoche. Tenemos 24 horas de luz durante casi 4 meses. Eso nos afecta, ya que el cuerpo está cansado la mayor parte del tiempo porque no te das cuenta de lo tarde que es para irte a la cama y siempre estás activo. Por el lado contrario, en invierno tenemos oscuridad total y también estamos cansados porque la falta de luz puede afectar a la energía de la que disponemos.Tenemos que suplementarnos con vitamina D principalmente, y omega 3. Hay una cosa que se toma muy típica en Noruega que está hecho de hígado de bacalao, y sabe mucho a pescado, pero también hay en versión sabor a limón. Eso en España no se conoce.

Susana aprovecha al máximo el tiempo en la naturaleza

Durante la pre entrevista me comentaste que, en el medio de tanta naturaleza, los humanos sois como intrusos allí. 

Sí, efectivamente.

 

¿Cómo afecta eso a vuestro día a día? 

Sí, somos conscientes de que vivimos en un sitio que es único, que es intocable. Que en realidad somos los extraños y en el hábitat en el que vivimos tenemos que afectar de la menor manera posible, tener un impacto que sea el menor posible. Y además, teniendo en cuenta que la flora y la fauna, los osos polares en concreto, son animales que pueden llegar a ser peligrosos. Eso afecta a nuestra logística a la hora de salir o planear alguna excursión, a los científicos que salen a tomar muestras en los glaciares o en el océano. Siempre tenemos que ir, por precaución y por seguridad, con una pistola de bengalas y un rifle. Todos estamos formados para usar de forma segura ambas armas, por nuestra seguridad, por la de los demás y por la de los osos polares. 

Los osos polares están protegidos y está prohibido dispararles o matarles. En caso de que hubiera un accidente, el gobernador de Svalbard abriría una investigación para esclarecer si realmente había necesidad (de disparar) o peligro. Los animales están protegidos. Nunca he tenido que usarlo (el rifle) estando fuera de excursión, afortunadamente. Sí que he visto huellas de osos polares, y es cuando realmente te das cuenta de que están allí. Nosotros no les vemos pero seguramente ellos a nosotros sí. Pero regularmente hacemos prácticas también del uso del rifle para estar preparados porque es un sitio donde hace mucho frío, puede hacer mucho viento y tenemos que estar un poco entrenados en caso de necesitarlo. No suele ser el caso, aunque la semana pasada, antes de que llegáramos nosotros, hubo tres osos polares comiéndose una foca en el río que pasa por Ny-Ålesund, y se veía perfectamente desde la oficina. Mis compañeros decían que era como tener un documental en directo. 

 

En la ventana. ¡Qué interesante!

Sí, impresionante. Son animales impresionantes los osos polares.

 

He leído que Ny-Ålesund ha sido también base de expediciones, Roald Amundsen por ejemplo. ¿Tú tienes una parte de exploradora, también, en tu carácter?

Sí, un poco sí. Un poco todos. No tan valientes ni aventureros como los exploradores árticos, noruegos e internacionales.  Amundsen con su zepelin y varias expediciones partieron de aquí, y eso se respira también en el ambiente de Ny-Ålesund. Los edificios están protegidos, son “cultural heritage” (patrimonio cultural). Tenemos el Amundsen Villa, desde donde se lanzó el zeppelin. Convivimos con esa mirada al pasado, tratando de protegerlo.

 

Hablando del pasado, quería dar un giro y hablar del futuro. Se habla mucho del cambio climático y de su impacto en el Ártico. En tu caso, en tu corta historia en el Ártico, que son 9 años, ¿lo has notado?

Se aprecian diferencias, sobre todo en el deshielo de los glaciares. En la  aceleración del deshielo de los glaciares. El ecosistema, la Tierra en general, es un sistema cambiante que  evoluciona continuamente y hay cambios, que de hecho los científicos aquí se dedican a monitorizar y seguir. Lo que está claro respecto al cambio climático es que hay una aceleración de estos procesos. Siempre ha habido cambios pero, de un tiempo hacía aquí, estos cambios se están acelerando de forma incontrolada. De hecho, este año la temporada de nieve ha acabado un mes antes que el año pasado. A corta escala puede no significar nada. No hay que confundir el tiempo meteorológico con el cambio climático, pero los números de toda la historia desde que se tienen medidas, indican que esos cambios existen. Yo, personalmente, el glaciar que está detrás de Ny-Ålesund, está a la mitad de lo que era cuando estuve aquí por primera vez. Vemos fotografías históricas, pero incluso en un plazo entre el 2011 y el 2014, se puede ver que los glaciares se están retrayendo muy rápido. 

 

Y eso se está acelerando.

Sí. El año anterior se alcanzó el récord de temperatura en verano. Se llegó a los 21º durante un par de horas. Nunca se había alcanzado esa temperatura, que aquí en el Ártico es un valor extremo. Este año se ha superado el récord de temperatura máxima en el mes de mayo. Este año en mayo ha habido 9º, cosa que antes nunca había pasado. Esto son indicadores y, evidentemente, lo que es importante es la serie temporal, el largo plazo, ver cómo evoluciona y tratar de predecir cómo va a ser esto. Y las estadísticas y los números, que no dependen de lo que yo piense que es buen tiempo o mal tiempo, indican que este  cambio se está acelerando y que va en un sentido que es de calentamiento, con lo que ello implica: subida del nivel del mar, cambio de la salinidad de los océanos… algo que afecta a los ecosistemas marinos y que, a su vez, afecta también al resto de fauna que depende de estos ecosistemas: osos polares, focas… Si el número de focas disminuye, los osos polares tienen menos comida. Si el área de placas de hielo disminuye, que es donde los osos cazan, también tienen menos comida. De hecho, los científicos están estudiando ahora que los osos están “aprendiendo” nuevos métodos para cazar focas sin hielo, lo cual es bastante impresionante, la capacidad de adaptación. Pero si no fueran capaces de adaptarse, como nos puede pasar a los humanos, si no somos capaces de adaptarnos a ciertas temperaturas o ciertas condiciones…

Las instalaciones donde Susana trabaja para Kartverket en Ny Ålesund. Imagen de Bjørn-Owe Holmberg

Difícilmente se puede hacer una lectura positiva de un cambio tan brusco e incontrolable. Pero, volviendo a tu trabajo, ¿cómo está relacionado lo que haces en Karverket con estos cambios en el clima? 

Nosotros nos dedicamos a monitorizar cambios en la Tierra. Nos dedicamos a estudios de geodesia usando técnicas que estudian dónde está la Tierra dentro del universo, cómo evoluciona y cómo cambia, y hacemos una monitorización de la gravedad y el nivel del mar. Generamos un sistema de referencia terrestre que sirve de base a nivel internacional, porque nosotros colaboramos con otros institutos o con otros observatorios a nivel internacional. A nivel internacional conseguimos tener un marco de referencia que sirve como base para que científicos, utilizando otras técnicas de medida como satélites, gps u otros instrumentos, sean capaces de tener una referencia cero para conseguir medir, por ejemplo, las variaciones del nivel del mar. Hay que saber dónde estamos y dónde está el mar “en origen” para saber cómo varía respecto a esta referencia. Nosotros estamos generando esa infraestructura para que los científicos puedan hacer medidas y seguir estos cambios en el nivel del mar, deshielo de glaciares, cambios atmosféricos…

 

¿Por qué razón es Ny-Ålesund un buen lugar para eso?

Hay diferentes observatorios distribuidos por todo el planeta. Geográficamente Ny-Ålesund es un punto estratégico porque se sitúa al norte y es capaz de hacer de enlace entre subredes de observatorios en un lado del planeta y en el lado opuesto. Por ejemplo Estados Unidos con Asia y con Europa. Porque nosotros tenemos una posición en la que vemos en el cielo quasars que son comunes a todas partes de la Tierra. Se ha estimado que sin Ny-Ålesund en la red internacional la calidad de los datos disminuiría en un 20%, que es mucho, por la posición tan al norte que tenemos. Pero el resto de estaciones también son interesantes e importantes porque hay que tener medidas. A mayor número de observatorios mayor calidad en los resultados.

Cada día de trabajo en el Ártico es una aventura. Imagen de Bjørn-Owe Holmberg.

Svalbard forma parte de Noruega y tú trabajas para una institución pública noruega, Karverket. 

Sí, es un instituto gubernamental. Administrativamente Svalbard depende de Noruega, y en Ny-Ålesund en concreto las empresas encargadas de la logística como son Kings Bay AS o el Instituto Polar Noruego tienen un rol principal en la gestión, no solamente a nivel práctico y logístico, si no a nivel científico y de estudios. karverket es una institución noruega pero aquí hay instituciones alemano-francesas, italianas, indias, chinas… Porque Ny-Ålesund es especial a nivel científico y a nivel de trabajo, pero a nivel administrativo dependemos del gobierno de Svalbard.

 

¿Tienes intención de quedarte, de vivir en Noruega?

No lo descarto. Llevo ya dos años en Svalbard, en esta segunda parte de mi aventura en el Ártico. Tengo contrato durante dos años y medio más. No lo descarto y no me importaría también probar en el continente después de la experiencia aquí en Ny-Ålesund, quizá trabajando en remoto o ayudar a los colegas… es una posibilidad.

 

Das a entender que estás muy contenta con el trabajo.

Sí, estoy muy contenta, estoy muy feliz. Muy motivada además. Karverket me ha dado una gran oportunidad. y lo siento también como una gran responsabilidad. Soy Station Leader en el observatorio, o sea soy responsable de todo un equipo. Somos tres noruegos y dos españoles. Y la verdad es que me siento agradecida y muy bien valorada, y eso hace que la motivación, las ganas de trabajar y de continuar colaborando con ellos sean muy buenas. Sí.

El observatorio de Kartverket es responsable de las mediciones con las que trabaja Susana. Imagen de Bjørn-Owe Holmberg.

Sobre tus estudios de noruego. ¿Estás ahora en el primer año?  

Sí, empecé el verano pasado con el curso de A1 intensivo y este año he completado el A2.

 

¿Y qué tal te va?

Estoy muy contenta y muy motivada. Ya me he comprado el libro para el curso que viene, estoy ahora mismo en la cresta de la ola (risas). No siempre es así: aprender un idioma de adulto y en concreto en mi caso, que no soy super buena en idiomas, resulta difícil. El noruego es un idioma difícil, no voy a decir que es el más difícil, pero para nosotros los españoles sobre todo por el oído y la pronunciación, cuesta mucho. La motivación sube y baja pero en general veo un avance muy positivo desde que empecé hasta ahora, en un año, y ahora mismo estoy deseando empezar el curso que viene. 

 

¿Y allí te comunicas en noruego?

No, eso es lo más difícil: el hablar. 

 

Además es un sitio internacional. 

Es un sitio internacional y la gente normalmente responde en inglés. Pero quiero hacer mis propios språkkafe para hablar en noruego (encuentros de intercambio de idiomas), y de hecho preparé un pequeño póster con dibujo de una cerveza y decía “¿vas de vacaciones a España? ¿Quieres mejorar tu español como para pedir una cerveza?”. Estoy en ese nivel en el que tengo ganas de empezar a soltarme sin miedo.

 

¿No sería ahora es el momento, después de dos cursos?

Sí, debería. Lo que sí que noto es que los colegas, como saben que estoy estudiando noruego, muchas veces no cambian al inglés, intentan que escuche. Y creo que les gusta, que se sienten muy agradecidos al ver el interés en aprender el idioma. 

 

La verdad es que si tú eres de un país con un idioma “pequeño”, como puede ser el finés, noruego, sueco, danés o islandés, y si alguien aprende tu idioma, ya ves a esa persona de otra manera, ya empieza a ser “uno de los nuestros”.

(Risas) Queda mucho, pero la verdad es que sí. Yo me siento super cómoda aquí pero creo que el hablar noruego me puede servir para integrarme mejor en lo que es la pequeña cultura noruega que hay aquí. La mayor parte de las personas son noruegas en realidad, y a veces es más fácil.

Aprender sueco pasa por los bosques de Suecia (sin olvidar la gramática, por supuesto)

Por Anna Puig de la Bellacasa Svensson

Cuando estudiamos un idioma diferente a nuestra lengua materna, tendemos a centrarnos primero en las normas gramaticales, el vocabulario, la pronunciación… Pero a veces es necesario ver el idioma desde otra perspectiva para entenderlo mejor. 

El universo particular del sueco acumula naturaleza, por ejemplo en los nombres propios y en los apellidos. Alguien puede llamarse Björn (oso) o Stig (sendero) y apellidarse Bergman (hombre de la montaña ), Lindgren (rama de tilo) o Grankvist (ramita de abeto).

Quien tiene curiosidad por el idioma seguramente conozca esa querencia por la naturaleza que tienen los suecos y que se hace extensible al resto de países nórdicos. Es un buen comienzo para adentrarnos en la aventura que supone aprender un idioma y que nos permite empezar a entender algunas de esas ramificaciones de las que hablábamos. Sin ese conocimiento de la naturaleza los habitantes del norte no hubiesen sobrevivido. El estudiante que empiece se irá dando cuenta de esta y de otras particularidades relacionadas con la cultura sueca.

¿Pero qué hay de la gramática? ¿Y de la pronunciación? ¿Es el sueco un idioma difícil? Son las preguntas que los estudiantes plantean con más frecuencia.

La respuesta dependerá de cuál sea la lengua materna del alumno y de qué otras lenguas domine. En el idioma sueco hay palabras de origen alemán, francés y, especialmente en época reciente, inglés. Los préstamos se suelen adaptar a la ortografía sueca. Así, cuando queramos referirnos a una butaca hablaremos de fåtölj, adaptando el vocablo francés fauteuil, y cuando hablemos de un correo electrónico escribiremos mejl, adaptando el vocablo inglés email.

Retomemos, pues, las preguntas planteadas y veamos a continuación algunas de las características principales del sueco:

 

Los verbos

El sistema verbal nos parecerá sencillo ya que carece de desinencias personales.

Así, el verbo arbeta (trabajar) lo conjugaremos sin realizar ningún cambio según el pronombre, por ello se hará imprescindible incluir el sujeto.

  • Jag arbetar (yo trabajo) 
  • Du arbetar (tú trabajas)
  • Han arbetar (él trabaja)
  • Hon arbetar (ella trabaja)
  • Vi arbetar (nosotros trabajamos)
  • Ni arbetar (vosotros trabajáis)
  • De arbetar (ellos trabajan)

Para formar los tiempos verbales, al imperativo le añadiremos las terminaciones que correspondan, de nuevo sin cambios según el sujeto.

 

Los sustantivos

Existen en el sueco dos géneros gramaticales, conocidos como forma en (utrum) y forma ett (neutrum).

No podemos saber si una palabra es en o ett, pero hay algunas pistas. Por ejemplo, la mayoría de los seres vivos serán palabra en.

El sustantivo determinado se pospone colocando el artículo -en o -ett (en el caso de neutrum con una sola ‘t’, detrás del nombre).

Veamos algunos ejemplos:

  • En katt – katten (un gato – el gato)
  • Ett hus – huset (una casa – la casa)

También nos encontraremos con múltiples ejemplos de palabras compuestas, algunas curiosas. A continuación un breve listado con la palabra en sueco, la traducción literal y por último el significado de la palabra):

  • Grönsak (verde+cosa): verdura.
  • Ordbok (palabras+libro): diccionario.
  • Glasögon (vidrio+ojos): gafas.
  • Gräsmatta (hierba+alfombra): césped.
  • Sjukhus (enfermo+casa): hospital.

 

Los adjetivos:

Los adjetivos cambian según el número y el género del sustantivo al cual acompañan. En el caso del neutrum añadiremos una t, y en el caso del utrum no realizaremos ningún cambio:

  • Ett fint hus (una casa bonita).
  • En fin soffa (un sofá bonito).
  • Si el adjetivo acompaña a un sustantivo en plural, añadiremos una a:
  • Fina hus.
  • Fina soffor.

A este breve esbozo deberemos añadir las formas irregulares del adjetivo.

 

La pronunciación:

El reto se encuentra en el hecho de que el sueco tiene más vocales que el español y que se pueden pronunciar largas o cortas. El alfabeto sueco consta de 29 letras, 9 de las cuales son vocales (a, e, i , o ,u, y, å, ä, ö).

Como norma general se pronunciarán largas cuando vayan seguidas de una única consonante y cortas cuando le sigan dos consonantes. La pronunciación es uno de los puntos en los que es necesario incidir más. Esa diferencia la podemos observar en las siguientes parejas de palabras, en que la primera se pronuncia larga y la segunda corta: glas-glass (vidrio-helado), sil-sill (colador-arenque), tak- tack (tejado-gracias).

Al comienzo de nuestro aprendizaje es importante exagerar la duración de las vocales y practicar con frecuencia.

Como se puede observar, la diferencia entre palabras es mínima pero el significado varía enormemente, de ahí la importancia en la pronunciación.

También nos encontraremos con grupos de consonantes, es normal encontrarnos con sílabas que empiezan y terminan con una o más consonantes, como por ejemplo la palabra svensk (sueco).

 

Este es un breve resumen de las características del sueco. Volviendo al inicio de este texto, a la naturaleza y sus huellas en la lengua no puedo dejar de nombrar el lugar en el cual un sueco preferirá estar cuando necesite un momento de relajación: se trata del ‘smultronställe’, literalmente ‘lugar de las fresas salvajes’ y que se refiere a cualquier sitio donde uno se siente bien y tranquilo, como una cala escondida o una cafetería resguardada del bullicio. Quizás el lugar perfecto para tomar la decisión de adentrarnos en el aprendizaje del sueco.

 

 

Charla online sobre Tove Ditlevsen

Institut Nòrdic en colaboración con la Universidad de Granada organizaron el pasado 17 de marzo una charla online sobre la vida y la producción literaria de la escritora danesa Tove Ditlevsen.

Las obras de Tove Ditlevsen Barndom, Ungdom y Gift (publicadas en conjunto como Trilogía de Copenhague) fueron traducidas al castellano y al catalán el año pasado. En la charla se trataron temas como la igualdad, las clases sociales y por qué la literatura de esta autora sigue siendo relevante hoy en día.

La charla estuvo a cargo de Lea Beliaeva Bander (responsable de danés en Institut Nòrdic) y Camilla Syhler (de la Universidad de Granada). Además, contó con la participación de la traductora de Trilogía de Copenhague Maria Rossich, que habló sobre su trabajo y los desafíos y peculiaridades que se encuentra al traducir literatura danesa al castellano y al catalán.

La grabación de la charla ya está disponible en el canal de YouTube de Institut Nòrdic. Puedes verla aquí

Meritxell Doñate, lingüista: «Los finlandeses aprecian mucho que aprendas finés»

Meritxell vive una relación amorosa y profunda con el finés y Finlandia que la lleva a enfrentarse al reto de traducir libros del finés al español. “Untu y el secreto de las luces del invierno” es su última traducción publicada. Lee sus reflexiones sobre Finlandia y el estudio y la traducción del finés en esta entrevista.

Por Hannu Arvio

Quería empezar primero con tu relación con Finlandia. Acabas de traducir un libro del finés al español, con lo que se podría suponer que tu relación con Finlandia tiene cierta profundidad.

Un poquito, sí.

Entonces, ¿cómo empezó todo?

Cómo empezó todo… Pues cosas que pasan en la vida y que no esperabas. Yo estudié traducción, y en mi tercer año de carrera me fui de Erasmus a Italia. Allí conocí a mi ex. Empezamos la relación y cuando acabé la carrera, me mudé a Finlandia. Estuve viviendo en Finlandia casi 5 años y después volvimos a España. Mientras estuvimos juntos, íbamos como mínimo una vez al año a Finlandia. La relación se acabó, pero mi relación con el finés y Finlandia continua, así que sigo yendo cuando puedo y sigo traduciendo.


Tu historia empieza como una historia de amor, entonces.

Empezó como una historia de amor por una persona y ha acabado siendo amor por un idioma y también por un país. Esa sería un poco la transición.

 

Estuviste viviendo cinco años en Finlandia, ¿en qué parte?

Primero, antes de acabar la carrera, estuve durante cuatro meses haciendo prácticas en Helsinki. Era como un “Erasmus prácticas” y trabajé en una editorial. Volví a España para terminar la carrera y cuando acabé ese mismo año, volví a Finlandia para instalarme en Tampere, dónde viví desde 2010 hasta 2014.

 

Unos cinco años ¿Qué es lo mejor de Tampere?

No sabría qué decirte… pero creo que el ambiente, eso es lo que más me gusta. Hay bastantes universitarios, mucha cultura, muchos conciertos, exposiciones, museos… La ciudad es bonita, con los ríos y los dos lagos. Pero lo que más me gusta es la gente y el ambiente.

Tampere es una ciudad llena de cultura

Es algo totalmente contrario a lo que se suele escuchar sobre los países nórdicos: que la gente es un poco sosa, que no hay ambiente, que no ocurre nada…

A ver, no es como aquí en Barcelona, que sales a la calle y ya está el ambiente. En Tampere tienes que buscar ese ambiente, pero cuando lo encuentras, es muy guay.

 

Con los finlandeses, acabaste relacionándote en finés.

Sí, curiosamente empecé a relacionarme en finés pocos meses antes de volver a Barcelona. Y ahora cuando voy sí que hablo en finés. Me costó, la verdad. Al ser lingüista, soy muy perfeccionista cuando hablo en otros idiomas. No me gusta cometer errores, y hasta que no me sentí muy segura no empecé a hablarlo. La gente me hablaba en finés y yo les contestaba en inglés.

 

Ahora has llegado a tener un nivel bastante bueno, ya que traduces libros. Dices que has sido perfeccionista con el finés, hasta el punto en que hay varios años de diferencia entre el momento en que empezaste a estudiar y en el que empezaste a hablar. Si pudieras empezar de cero, ¿qué harías?

Hablar desde el principio, obviamente. No tener vergüenza. Supongo que al ser más joven (tenía 23 años cuando me mudé a Finlandia), todo me daba mucha vergüenza. Ahora que estoy a punto de cumplir 35 años, la vergüenza es mucho menor que la que tenía, me da un poco más igual. Si hablara con mi “yo” del pasado, le diría: “habla (finés), porque si lo hablas, lo aprenderás muchísimo más rápido”.

 

Se podría decir que estudiar finés es para adultos.

Sí (risas), o por lo menos para gente a la que no le de vergüenza cometer errores, porque es difícil. Yo aún cometo errores cuando lo hablo, obviamente, y cuando lo escribo, igual que los puedo cometer cuando hablo inglés, pero ahora me siento más cómoda con los errores que hago y ya no son tan grandes como para que no se me entienda o que me puedan llevar a grandes malentendidos. Eso era lo que en su momento me echaba un poco para atrás, algunas cosas que decía que significaban algo completamente distinto y que hacían que la gente se riera; pensé que era mejor no hablar para evitar esas reacciones.


¿Qué le dirías a una persona que esté pensando en estudiar finés o que acabe de empezar? ¿Qué le dirías que le pudiera ayudar a enfrentarse a ese reto?

Que tuviera mucha paciencia (risas). Al final depende mucho de las ganas que cada uno le ponga. El cerebro de cada persona es distinto. A mi, que me gusta mucho la música, me sirve mucho escuchar música en finés. Así aprendo palabras nuevas al memorizar las canciones. En realidad les diría que usen el finés siempre que tengan ocasión. Si hablas con finlandeses, aprecian un montón que lo estés aprendiendo. Al final hay poca gente, sobre todo fuera de Finlandia, que aprenda el idioma. Si te encuentras con un finlandés y le hablas en finés, lo agradecerá y te ayudará, aunque es cierto que no son mucho de corregirte se te equivocas. En España conozco a mucha gente que si hablan con alguien de fuera y comete algún error, enseguida le corrigen. En Finlandia eso no pasa, casi nunca. Puedes estar meses diciendo algo mal y no te corrige nadie, te tienes que dar cuenta tú.

El verano al estilo finlandés

Has estado viviendo en Finlandia con un finlandés, y se elogia mucho el funcionamiento y las condiciones de vida de la sociedad finlandesa. ¿Lo notaste en tu vida allí, tenías esa misma percepción?

Yo creo que sí. A mi, de hecho, me gusta mucho Finlandia y mi familia y amigos me dicen que soy muy nórdica. Me gusta mucho tener mi espacio y que la gente respete mi vida privada (aunque al final la acabe compartiendo), me gusta que la gente no piense que tienes que explicarlo todo. Tú vas a tu rollo y ya está, aunque pueda generar sentimiento de soledad. Por ejemplo, yo soy mujer, y aquí (en España) cuando llegas a cierta edad, sueles recibir comentarios de tipo “¿y no te casas?” “¿y no tendrás hijos?”. A mi en Finlandia nunca me han hecho estas preguntas. No se meten así en tu vida, no te hacen preguntas tan personales. Y a parte de esto, en mis círculos de amistades en ambos países hay tanto hombres como mujeres. En Finlandia nos relacionamos mucho más entre todos nosotros, mientras que cuando me encuentro con mi grupo en España, al final siempre acabamos las mujeres hablando por un lado y los hombres por otro. Y en Finlandia tengo la sensación de que nos mezclamos más, es mi percepción, aunque también puede que sea algo de mi grupo de amigos.


De hecho, siendo yo finlandés, comparto bastante lo que has dicho.

Es como que esta separación de géneros allí no la veo tan clara como en España, por ejemplo, y creo que es algo muy positivo.

 

Volveremos más tarde a esta cuestión del género, pero ahora quería preguntarte sobre el libro que has traducido. Es un cuento infantil sobre Untu, un personaje que se encuentra en el sur de Finlandia y emprende un viaje hacia el norte en busca de las luces del invierno porque le llaman la atención. ¿Tiene esa historia algo marcadamente finlandés, en tu opinión?

Creo que la historia en sí no es finlandesa, pero sí tiene elementos muy finlandeses. La historia es como cualquier aventura en general, por ejemplo “El señor de los Anillos”. Es la historia de un viaje, pero sí que puede ser que haya cosas que aquí no se acaben de entender o que choquen un poco. Por ejemplo, mencionas Finlandia y mucha gente te dice “ah sí, Finlandia, ¡qué bonitas las auroras boreales!”, pero hay finlandeses que no han visto las auroras en su vida. Y esto es justo de lo que va el libro. El personaje, que está en el sur, probablemente no habrá visto las auroras boreales nunca y por eso le llaman la atención. Pero mucha gente en España puede pensar que las auroras son algo muy normal allí. El libro es 100% finlandés en las historias y tradiciones que se cuentan, pero no la historia.


La historia es un “road story”.

Sí, de tipo “voy andando y a ver qué me encuentro”.

Untu y el secreto de la luz del invierno es la última traducción de Meritxell que ha sido publicada

En todo caso, hay muchos elementos finlandeses: nieve, sauna, Laponia, bosques, auroras boreales, ciertos personajes… En finés hay aproximadamente 40 palabras distintas para “nieve”. ¿Cómo te enfrentas, como traductora, al reto de traducir tantas palabras y expresiones distintas para las que en español se usaría “nieve”?

En este caso no quise complicar mucho la historia y usé la palabra “nieve” en todas las ocasiones. Por una sencilla razón: creo que los libros finlandeses para niños contienen un lenguaje y un vocabulario más elevado que los españoles. Yo traducía el libro y alucinaba. Se supone que es un libro para niños a partir de 7 u 8 años, pero había vocabulario y palabras descriptivas que no puedo imaginar a un niño de aquí usando esas palabras tan poéticas. Y no me quise complicar, así que usé “nieve”, a no ser que fuera algo muy específico, para lo que añadía adjetivos. Por ejemplo, nieve blanca, nieve en polvo, nieve derretida… Al final es intentar hacer lo que puedas con los recursos de los que dispones.

 

El finés tiene una palabra específica para cada tipo de nieve, incluso hay una palabra distinta según como está amontonada la nieve.

Exacto, y en este caso la solución fue usar la palabra “nieve” y añadirle el adjetivo que le correspondiera según el contexto.

 

Además, hay otras cosas. Por ejemplo, en finés cada tipo de nevada tiene un nombre concreto y un verbo asociado. El verbo “nevar” como tal, no existe. Más ejemplos: en el libro se usan palabras relacionadas con sauna y otras que son, digamos, intraducibles.

Sí, al traducir ese capítulo en concreto lo pasé un poco mal. Al hacer una traducción, siempre la revisa un corrector y sugiere cambios o retoques, y cuando recibí la corrección de ésta vi cosas que pensé que no tenían sentido. Por ejemplo, no recuerdo concretamente el pasaje, pero sí que era un momento en que un personaje estaba en una sauna y se subía a los bancos. El corrector me sugirió cambiar eso y hacer que el personaje se subiera por las piedras que hay dentro de la sauna, pero eso no tendría ningún sentido porque esas piedras están calientes, queman. Y en este punto me di cuenta que no todo el mundo tiene por qué saber que esas piedras que hay en las saunas están sobre un hornillo y son las que hacen que se caliente. En España, si vas a una sauna finlandesa, esas piedras no están. Tuve que pensar cómo hacerlo para que se entendiera bien. Kiuas, löyly… son conceptos que no tienen traducción. Al final acabé traduciendo löyly como vapor porque era lo que tenía más sentido en ese contexto. Kiuas lo traduje como horno o chimenea de la sauna.


En la sauna, kiuas es donde está el fuego con las piedras, digamos el “mueble” que calienta la sauna.

Exacto. Al final lo traduje como horno o chimenea, no lo recuerdo exactamente. Pero tienes que traducirlo por cosas que se puedan entender aquí. Aunque, por suerte, es un libro ilustrado y se puede ver, así que también debes tener en cuenta lo que está dibujado para que se pueda comprender. Pero sí que estuve tiempo para ese capítulo, incluso a veces le pedía la opinión a mi novio para comprobar si se entendía la traducción. Fue divertido (risas).

En finés hay más de 40 palabras para definir "nieve"

Otra cosa sobre traducir del finés al español. El finés no tiene género, así que, por ejemplo, si hablas de quedar con un amigo y no especificas, puede ser que te refieras a un amigo o a una amiga. El finés es quizá uno de los idiomas más igualitarios del mundo, en ese sentido. Y en el español cada palabra tiene su género. ¿Cómo afrontas ese aspecto a la hora de traducir?

Con este libro solo tuve problemas con unos personajes. Untu, que es el protagonista, tiene barba y se sobreentiende que es él, aunque también podría ser ella, por qué no. Aunque en este caso puse él. Pero hay otros personajes que son animales y elegí el género del animal en español. Hay una gaviota, y le puse ella. Hay un oso, y le puse él.


En finés, la palabra “oso” puede referirse a “oso” y a “osa”, así que si no especificas no sabes exactamente.

Claro, pero en español hay animales cuya palabra ya tiene un género. Hay gaviotas macho, pero las llamamos gaviotas igual. Hacia el final del libro aparece un poblado y fue más sencillo por las ilustraciones: si tenía barba le asignaba “él”, si llevaba vestido le asignaba “ella”… O en algún momento se usaba la palabra “emäntä” (mujer). Pero también aparecen personajes inventados. Por ejemplo, al final del libro aparecen las pilas de nieve amontonada como personajes. En este caso, usé el genérico plural “ellos” porque eran entidades. Creo que usé eso, pero tendría que comprobarlo. Hay otros personajes, los que tienen nombre. Había uno en concreto llamado Sinervo, que en finés se usa más como apellido que como nombre. Pero al investigar vi que podía ser un nombre de mujer usado antiguamente.


A mi me ha sonado a hombre.

Yo ví que podía ser nombre de mujer. No sabía qué hacer. Si seguías lo heteronormativo, tenía que ser hombre, porque estaba casado con una mujer, con un personaje que en las ilustraciones iba con un vestido.


Pero tampoco tiene por qué serlo.

Exacto, tampoco tiene por qué serlo. Este caso me costó muchísimo. No sabía qué hacer, si poner dos personajes femeninos, uno de cada… Al final dejé que la editorial decidiera. Les di opciones de nombres tanto para hombre como mujer, y decidieron que fueran una pareja de hombre y mujer. Pero creo que hubiera sido interesante que hubiera sido otro tipo de pareja, pero quizá estaría añadiendo un matiz a la historia que no tiene el texto original en finés. Lo ideal es, cuando tienes tiempo, poder hablar directamente con el autor y comentarle tus dudas. Pero en este caso decidió la editorial.


¿Tienes pensado traducir algo más en el futuro?

Acabo de entregar otra traducción ahora mismo, pero es literatura adulta. Creo que saldrá el libro en mayo. También difícil de traducir pero por otros motivos.