Sesiones informativas cursos 2022

¿Te interesa estudiar algún idioma nórdico en Institut Nòrdic?

Si es así, no te pierdas las sesiones informativas online que ofreceremos en diciembre y enero. Además de dar a conocer las diversas lenguas nórdicas, también servirán como presentación del funcionamiento de las clases en Institut Nòrdic.

Horarios:

  • Viernes 17 de diciembre a las 18h
  • Martes 4 de enero a las 20h

Las sesiones son gratuitas, totalmente online a través de Zoom y puedes apuntarte a la que quieras. Puedes inscribirte aquí.

Además, ya puedes consultar en nuestra web los horarios para los próximos cursos online de sueco, noruego, danés, finés e islandés, que comenzarán a partir de la semana del 10 de enero.

¡Ábrete camino hacia el norte con la garantía de Institut Nòrdic! 🙂

 

 

Aprender noruego tiene pocos secretos

Por Roser-Agnès Navarro

¿Los vikingos hablaban noruego?

¿Es verdad que todos los idiomas nórdicos se parecen?

¿Es muy difícil aprender noruego?

Estas son solo algunas de las preguntas que surgen entre aquellos interesados en el noruego, y en este artículo responderemos a estas y más. 

Afirmar que un idioma es fácil o difícil de aprender no tiene mucho sentido, puesto que cada persona es diferente y el grado de dificultad de aprendizaje de un idioma depende de las características y de la situación de cada uno. Un idioma nórdico como el noruego será sin duda más difícil de aprender para un hispanohablante que una lengua románica como el italiano o el portugués. Sin embargo, tiene ciertas características que lo hacen muy sencillo si lo comparamos con otras lenguas como el alemán o el checo (por poner ejemplos de idiomas europeos). 

Orígenes del noruego

El noruego, junto con el danés, el sueco, el islandés y el feroés, son las denominadas lenguas nórdicas, todas ellas procedentes del nórdico antiguo, idioma que hablaban los vikingos (¡ojo!: hablaban, que no escribían, puesto que usaban runas, un tipo de alfabeto mucho más sencillo que el latín que no permitía la escritura de largos textos). De todas estas lenguas, el islandés es el que hoy en día más se parece al nórdico antiguo, mientras que el noruego, el danés y el sueco han evolucionado hasta diferenciarse bastante tanto de su lengua madre como de su lengua hermana. De hecho, la evolución del noruego ha estado condicionada muchísimo por la historia del país, ofreciendo características tan curiosas como el hecho de que actualmente existan dos estándares considerados como lengua escrita oficial. 

Un poco de historia

Noruega estuvo bajo el gobierno de Dinamarca desde 1380 hasta 1814, cuando pasó a estar bajo el dominio de Suecia. Estos períodos se conocen como la unión con Dinamarca y la unión con Suecia respectivamente. Durante el mandato de los daneses, el idioma escrito oficial fue el danés. Esto supuso la desaparición del noruego escrito y que el noruego hablado fuera relegado a un contexto familiar y coloquial, que, además, fue influenciado en gran medida por el idioma del país vecino. Por su lado, durante la unión con Suecia, no se impuso el sueco como lengua oficial escrita, por lo que tomaron fuerza los movimientos que buscaban la recuperación del noruego escrito. Dos fueron los que más destacaron, contribuyendo a la creación de los estándares escritos del noruego actual. 

Nynorsk

Por un lado, el lingüista Ivar Aasen se dedicó a viajar por toda Noruega recopilando datos y características de los diferentes dialectos con el fin de crear un estándar escrito genuino que uniera a todos los hablantes del país. De esta corriente proviene lo que se conoce como nynorsk (literalmente «nuevo noruego»).

Bokmål

Por otro lado, hubo una corriente que defendió una adaptación del danés escrito con grafías noruegas, que era lo que se había usado durante el período de unión con Dinamarca. Esta lengua escrita se llama bokmål (literalmente «lengua de libro») y era la variante utilizada sobre todo por las clases más acomodadas e influyentes. Hoy en día es la lengua escrita más usada en Noruega (entre otras ciudades, en la capital, Oslo). Como es lógico, ambos estándares comparten muchos elementos de la gramática, y uno de ellos es la existencia de tres géneros para los sustantivos.

Tres géneros en los sustantivos

Sí, sí, has leído bien, ¡tres géneros! El noruego, además del masculino (hankjønn) y el femenino (hunkjønn), cuenta con el neutro (intetkjønn). Esto, para hablantes de lenguas como el español, donde solo existen dos géneros, puede resultar confuso, no solo por la existencia del neutro, sino porque el masculino y el femenino en noruego no siempre se corresponden con el masculino y femenino en español. Además, otro dato interesante es que, en general, las profesiones en noruego no tienen marca de género para indicar si el trabajo lo realiza un hombre o una mujer (por ejemplo, maestro es lærer, -en, sustantivo masculino, y se usa tanto para hablar de un maestro como de una maestra). Y ahora, la pregunta del millón, ¿qué es eso de «-en»? ¿Se trata de un error tipográfico? De eso nada, se suele usar en los diccionarios para marcar la forma definida del sustantivo, porque en noruego no existen artículos tal como en español (aunque esta afirmación sea simplificarlo mucho, porque algunos, sí que tienen).

Artículos noruegos

Aunque con algunos matices, el noruego no tiene artículos, o al menos no como los entendemos en las lenguas románicas. Para señalizar si un objeto es conocido o no, en español usamos o bien los artículos indefinidos (un maestro o unos maestros), o los artículos definidos (el maestro o los maestros). En noruego solo la forma indefinida singular usa artículo, que además sirve para marcar el género de la palabra (masculino, en; femenino, ei; y neutro, et). El resto de las formas se marca con un sufijo, por lo que todos los sustantivos tienen cuatro formas: singular indefinido, singular definido, plural indefinido y plural definido. Así, por ejemplo, lærer quedaría de la siguiente forma:

Un maestro = En lærer

El maestro = Læreren

Unos maestros = Lærere

Los maestros = Lærerne

Aunque parezca complicado, podríamos decir que esto es lo más complejo de la gramática noruega, que en general es mucho más sencilla que la de las lenguas románicas, sobre todo en lo que se refiere a las formas verbales.

Formas verbales sencillas

En español hay tres modos verbales (indicativo, subjuntivo e imperativo), dentro de los cuales existen varios tiempos de presente, pretérito y futuro. Además, cuenta con tres formas no personales por cada verbo (infinitivo, participio y gerundio). El noruego, en cambio, es muchísimo más sencillo: no existe el subjuntivo y hay muchos menos tiempos verbales (ni siquiera tienen gerundio). Además, los verbos no varían según la persona, sino que se usa la misma forma para todas ellas.

¿Qué se necesita, entonces, para aprender noruego?

Seguro que con toda esta información, la curiosidad por este idioma ha aumentado exponencialmente. Lo único que se necesita (además del interés por Noruega, su lengua y su cultura) es motivación y ganas de aprender. El noruego es un idioma muy rico y muy ligado a unos paisajes, unas tradiciones y una forma de entender y disfrutar de la vida, una vida vinculada a la naturaleza exuberante de los fiordos y los bosques. 

Y aún hay más…

Además, hoy en día tenemos una gran cantidad de recursos que son complementos ideales para las clases de noruego: seguir cuentas de Instagram con fotografías impresionantes de la naturaleza noruega, leer periódicos en noruego y saber qué se cuentan los políticos del norte, escuchar podcasts en noruego y descubrir quiénes eran realmente los vikingos, hacernos seguidores en Twitter de los últimos influencers noruegos, o acceder a la televisión nacional noruega para descubrir nuestra nueva serie favorita. Vivir en noruego es mucho más fácil de lo que pueda parecer. Y quién sabe, quizás un día, incluso decidas venir a vivir a Noruega. 

Empieza el año 2022 aprendiendo un idioma nórdico

Ya está disponible en la web toda la información y la inscripción abierta para los cursos semi intensivos de danés, finés, islandés, noruego y sueco, que comenzarán a partir de la semana del 10 de enero.

 

Cursos semi intensivos

Idiomas: sueco, noruego, danés, finés e islandés.
Nivel: A1
Fechas: enero – junio.
Duración: 22 sesiones (cada sesión 1h 45m). Islandés: 23 sesiones.
Precio: 425€ + material
Evaluación: continua.
Inscripción: abierta hasta el inicio del curso o hasta completar las plazas.
Clases online a través de Zoom.

 

Cursos intensivos de sueco

Niveles: A1 y A2
Duración: 20 sesiones en 4 semanas
Precio: 405€ + material
Evaluación: continua
Inscripción: abierta hasta el inicio del curso o hasta completar las plazas
Clases online a través de Zoom

Grupos:

  • A1 A – del 07/02 al 04/03. Clases de lunes a viernes de 10 a 11:45h
  • A1 B – del 14/03 al 08/04. Clases de lunes a viernes de 16 a 17:45h
  • A2 A – del 25/04 al 20/05. Clases de lunes a viernes de 16 a 17:45h

 

El entorno didáctico online incluye todos los elementos que evolucionan y adaptan el aprendizaje a las necesidades actuales, conservando fielmente la filosofía de Institut Nòrdic.

 

Próximamente: sesiones informativas
Ya está disponible en la web toda la información y la inscripción para las sesiones informativas sobre los semi intensivos, que tendrán lugar el 17 de diciembre y el 4 de enero. Inscríbete aquí.

 

¡Ábrete camino hacia los países nórdicos con la garantía de Institut Nòrdic! 🙂

 

Matrícula abierta para los cursos 2021-2022

Ya está disponible en la web la matriculación para los cursos 2021-2022 de danés, finés, islandés, noruego y sueco, que comenzarán la semana del 4 de octubre. Para este nuevo curso, en Institut Nòrdic ampliamos nuestra oferta, para que sea cual sea tu nivel, encuentres el curso ideal para ti.

 

Aprende en Institut Nòrdic desde cualquier lugar del mundo

Este curso en Institut Nòrdic seguimos apostando por el formato online para llegar a todos los rincones del mundo donde se encuentran nuestros alumnos, con la calidad, garantía y filosofía de siempre. Profesorado nativo, grupos reducidos y trato individualizado que ponen a tu alcance el aprendizaje de cualquier idioma nórdico, desde los niveles más básicos hasta los avanzados.

Estudiar online es muy parecido a hacerlo de manera presencial. El entorno didáctico incluye los elementos esenciales para el aprendizaje: contacto audiovisual, pizarra digital, chat instantáneo, y la posibilidad de compartir pantalla y documentos.

Cursos 2021-2022:
Idiomas: sueco, noruego, danés, finés e islandés.
Fechas: octubre – junio.
Duración: 32 sesiones (cada sesión 1h 45m).
Precio: 575€ + material (opción pago fraccionado en dos)
Evaluación: continua.
Inscripción: abierta hasta el inicio del curso o hasta completar las plazas.

 

Novedades del curso 2021-2022

Y para aquellas personas que quieran mejorar sus habilidades comunicativas, en Institut Nòrdic ofrecemos cursos de conversación de danés, y de perfeccionamiento de danés y de finés. Si tienes un nivel B2 o superior, vives y/o trabajas en estos idiomas, y tu objetivo es seguir avanzando, salir de dudas y desenvolverte con soltura en cualquier situación, estos cursos son para ti.

Otra de las novedades de este año son los cursos para jóvenes de danés y de sueco. La edad no importa a la hora de aprender un idioma, y en Institut Nòrdic hemos diseñado un curso pensado para jóvenes de entre 14 y 17 años, que se adapta y complementa perfectamente a los estudios en el instituto o el colegio. El curso tiene un enfoque práctico y comunicativo, con una metodología actualizada. El curso es de nivel A1, y una vez superado, puedes seguir estudiando sueco en cualquier grupo de nivel A2.

 

Próximamente – sesiones informativas

Ya está disponible en la web toda la información y la inscripción para las sesiones informativas de Institut Nòrdic y cada uno de los idiomas, que tendrán lugar en septiembre. Si quieres saber más sobre los cursos e Institut Nòrdic, ¡inscríbete ya! 🙂

 

¡Ábrete camino hacia los países nórdicos con la garantía de Institut Nòrdic! 🙂

Amelia Pérez, informática: «el concepto del fika es algo que estoy interiorizando mucho en mi día a día»

Amelia está estudiando sueco para poder comunicarse mejor con sus compañeros de trabajo.

Esta alicantina trabaja con nórdicos en una “miniescandinavia” en Torrevieja, España. Está muy contenta con las condiciones laborales y se ve a ella misma cada vez más nórdica. Sus estudios de sueco van viento en popa. La gramática le parece sencilla.

Por Hannu Arvio.

READ MORE

Institut Nòrdic – De local a global

Aunque las clases sean a distancia, la cercanía con los profesores sigue presente. Lea Bander en su aula de danés. 

Hace un año nos enfrentábamos a algo desconocido e inquietante. Las noticias de la pandemia y sus consecuencias estaban cada vez más cerca. Finalmente, a mediados de marzo entramos en un mundo diferente: la nueva realidad. Una realidad en la que todavía nos encontramos y en la que seguramente nos quedemos, al menos en gran parte.

READ MORE

Marc Sardà, estudiante de islandés: «Es fuego y hielo, tiene lo más salvaje y lo más virgen que existe»

Marc en un desierto de ceniza

Estudiante de islandés Marc Sardà lleva el mar en su sangre y a Islandia en su corazón. Originario de Palamós (Girona) , este capitán de remolcador en el puerto de Barcelona y nieto de pescador, sueña con capitanear un barco en Islandia. Ya conoce el país después de recorrer la isla caminando de norte a sur y ahora está profundizando sus conocimientos de islandés en Institut Nòrdic.   

Por Hannu Arvio 

READ MORE

Núria Valldosera, fisioterapeuta en Helsinki: «Sinceramente pensaba que era imposible»

Una de las cosas que más le ha sorprendido a Núria de Finlandia, es ver el mar congelarse. Detrás de ella, el puerto deportivo en su estado invernal.

Le aceptaron en un curso de integración cuyas condiciones le parecen realmente buenas. Lleva ya más de un año estudiando finés con mucha aplicación y quiere trabajar de lo suyo cuanto antes. Está feliz en el norte.

Por Hannu Arvio.

Entrevista realizada por videoconferencia.

READ MORE

Núria Fontova: «Es un país donde se vive tranquilo»

Nuria frente al ayuntamiento de Copenhague

A ella, una bibliotecaria jubilada, le empujó a estudiar danés su nieta, que está dando sus primeros pasos en Copenhague. Maneja bien la gramática pero la pronunciación le cuesta un poco. Ha estado observando Dinamarca en sus múltiples viajes, llegando a una conclusión muy favorable sobre este país nórdico.

Por Hannu Arvio

Ahora estás en A2 de danés, empezando el segundo curso, ¿cómo lo llevas?

A ver, al principio de curso pensé que no me acordaba de nada del primero. Pero hace poco he notado que el archivo de memoria, que es lo que me cuesta más por mi edad y por la situación, hay momentos en que las palabras salen con mucha más facilidad que antes, lo cual me anima a seguir estudiando.

A ti te gusta estudiar idiomas, ha sido tu afición, ¿cómo ves el danés como idioma?

Gramaticalmente me parece fácil, pero lo más dificultoso es la pronunciación. Hace muchos años hice un curso de alemán, el danés se basa bastante en la raíz alemana, pero en alemán la pronunciación es de una manera determinada y ya está. Pero en el danés, entre que tiene nueve vocales y que la misma vocal no la pronuncian siempre igual y además se comen muchas letras, encuentro difícil entenderlo cuando alguien habla.

Pero para el estudiante es algo que se puede superar.

Yo pienso que sí, lo que pasa es que de entrada nosotros venimos de unos idiomas que son de raíz latina y que tienen unos sonidos mucho más limitados que las lenguas nórdicas. Hay que cambiar el chip interno para que el oído también se acostumbre a distinguir un sonido de otro y entender si es una palabra o si es otra.

¿Haces algún tipo de ejercicio o algo extra fuera de la clase?

Pues la verdad es que no. Tendría que coger quizás alguna serie danesa y ponérmela aunque al principio solo entienda dos palabras de lo que dicen. Pero la verdad es que no lo he hecho. Sí que alguna vez me he puesto algún audio del libro del curso pasado para refrescar un poquito los sonidos, sobre todo.

Nuria, tú empezaste con clases presenciales en Institut Nòrdic, luego por la pandemia hicimos el cambio y ahora estamos dando las clases online, ¿cómo notas ese cambio?

A mí me ha sido difícil el cambio porque al principio tenía la sensación de que no oía con tanta claridad como cuando las clases eran presenciales. Es decir, a través de la máquina el sonido creo que no es tan nítido como cuando tienes al profesor a dos metros de distancia. Bueno, me acostumbro porque no hay otra opción y trato de llevarlo lo mejor que puedo, pero en realidad me gustan mucho más las clases presenciales. Yo creo que es diferente estudiar online una materia que un idioma. Un idioma, para mí, es más difícil.

En todo caso, tu relación con Dinamarca es a través de relaciones familiares y vas a menudo a Dinamarca, ¿notas algo cuando estás un tiempo sin ir y luego vas al país? ¿Has avanzado? ¿Lo entiendes mejor? ¿Puedes hacer alguna cosa más?

Cuando vuelvo tengo mucho más interiorizada la música del idioma. Tengo la sensación de que me será un poco más fácil estudiar. Lo que pasa es que como normalmente hago viajes de pocos días no llego a poder hacer una inmersión lingüística de verdad. Además, con mi hija hablo catalán, con la pareja de mi hija hablo inglés, con la familia de ellas también hablo inglés y cuando voy a las tiendas, como tengo miedo de no entender, también hablo inglés. Con lo cual mi perfeccionamiento del danés digamos que es visual por que voy leyendo las indicaciones y, bueno, la verdad es que no oigo a mucha gente hablar danés para poder empezar a entender un poco.

Quizás eso venga después cuando la nieta empiece a hablar.

Sí, de hecho el motivo principal de que yo me haya matriculado en danés es porque mi hija lleva viviendo casi tres años en Dinamarca y han tenido una niña que pronto va a cumplir un año. Y yo con esta niña, aparte de hablar en catalán, quería poder hablar en la lengua del país donde vive.

Nuria junto a su nieta, que le ha motivado a aprender danés.

Seguramente vas a tener una relación muy larga con Dinamarca

Espero que sí, porque además es un país que me gusta. Es un país donde se está tranquilo.

Eso dicen muchos que van al norte o que viven allí, que es una zona tranquila. Hay cierta paz, no hay tanta prisa. ¿Eso lo notas también?

Sí, mucho. Cuando voy estoy mucho dentro de la casa porque la niña es muy pequeña y lo que quiero es construir la relación. Pero también me gusta salir a la calle a las horas en que la gente va o vuelve de trabajar y entonces veo el ritmo de la vida. En España la gente corre mucho más por la calle y van más tensos. Las prisas se notan en el movimiento que tenemos aquí. En cambio, allí es impresionante el tema de las bicicletas. Tú sales  a las horas en que la gente va o vuelve del trabajo y ves centenares de bicicletas moviéndose, pero no hay estrés. Van deprisa pero no corren. Por lo menos es lo que a mí me parece.

Tú habías trabajado como bibliotecaria, te interesan los libros ¿Has estado conociendo literatura danesa?

Muy poca. Fui a visitar la biblioteca principal de Copenhague, que llaman «el diamante negro» pero fui porque también me gusta mucho la arquitectura. Yo trabajé como bibliotecaria en biblioteca especializada en arquitectura y vivienda. Se me mezclan un poco los dos intereses, el arquitectónico y el propiamente de los libros. Y la verdad es que de  literatura danesa me compré un libro en danés aquí en Barcelona pero, claro, es un libro de un nivel que tiene muchas cosas que no entiendo. Cuando fui a Copenhague intenté buscar libros de diferentes niveles para leer en danés pero solamente hay libros para niños. Me compré dos libros de cuentos.

Estás en parte en una vida familiar danesa, esa tranquilidad que has dicho que ves en las calles, ¿eso se ve también en la familia?

Yo pienso que sí. Las ayudas sociales o cómo está organizado el país influye mucho en cómo se vive. En el caso de Dinamarca la madre y el padre tienen un año de baja maternal, esto te facilita una situación para organizar las cosas y tener todo un tiempo antes de tener que volver a reincorporarte al trabajo y esto se nota en la vida familiar. Además, en mi caso concreto, mi hija es vegetariana, es de una cooperativa donde cada semana recogen las verduras y les permite tener un estilo de vida muy sano. Y hay muchos espacios para los niños en Copenhague, muchos parques. Está todo muy bien pensado para las diferentes situaciones de las familias.

Como ya te has jubilado, supongo que también observas jubilados daneses.

Sí, sí. En realidad la madre de la compañera de mi hija también está jubilada. Pero bueno, hace como yo. Hace  yoga y voluntariado. Pero tampoco he conocido a otros jubilados daneses, yo creo que la vida igual que está bien organizada de cara a los niños también debe estar bien organizada a la gente mayor.

¿Tienes algún plan para pasar más tiempo en Dinamarca en algún momento?

La verdad es que en la situación que estamos viviendo ahora con el coronavirus no puedes hacer ningún plan. Yo quería ir ahora en enero y no sé cuándo será posible viajar. Mi idea era cada dos meses ir y pasar cinco días con ellos, pero ahora está todo en el aire.

Sí, lamentablemente ahora no podemos hacer muchos planes, pero quizá cuando esto se acabe.

Cuando esto se acabe, entonces veremos. Hay muchas circunstancias que pueden hacer que yo me plantee pues irme a lo mejor, no sé, un mes a Copenhague. Pero de momento no lo sé porque hay muchos factores que intervienen.