Cursos semintensivos enero-junio 2020

Aprende un idioma nórdico con los cursos semintensivos de Institut Nòrdic

Matrícula abierta para los cursos semintensivos 2020

Descripción de los cursos

Los cursos semintensivos de noruego, danés y finés están diseñados para avanzar rápido. Los alumnos llegan a adquirir los mismos conocimientos que estudiando en un curso anual (octubre – junio), pero en menos tiempo de clase. Un curso semintensivo es una manera excelente de empezar a conocer el idioma y la cultura de los países nórdicos. También es una buena opción para los que quieren aprender un idioma antes de ir a algún país nórdico o para continuar estudiando más adelante en niveles más altos.

Las plazas son limitadas: máximo 12 alumnos por grupo.

Duración

22 semanas, 1 h 45 min a la semana. Desde el 7-9 de enero hasta el 9-18 de junio de 2020 (ver a continuación el horario exacto para cada idioma).

Horarios

Noruego nivel A1

  • Grupo A: jueves de 16 a 17.45 h, de 9/1/20 a 18/6/20

Danés nivel A1

  • Grupo A: jueves de 16 a 17.45 h, de 9/1/20 a 18/6/20

Finés nivel A1

  • Grupo A: jueves de 18 a 19.45 h, de 9/1/20 a 18/6/20

Matrícula

La matrícula está abierta hasta inicio de curso o hasta completar las plazas. Hay dos maneras de hacer la matrícula, presencialmente en Institut Nòrdic o a través del formulario online disponible en nuestra web.

Precio

460 €, material, matrícula y certificado de Institut Nòrdic incluidos.

Certificados

Los cursos semintensivos dan derecho a la expedición de un certificado en el que consta la totalidad de horas cursadas y el nivel alcanzado.

Profesorado

Noruego: Martine Hansen.
Danés: Bibi Hansen.
Finés: Hannu Arvio.

Horarios de atención al público:

Mañanas: lunes, miércoles y jueves, de 10 a 12 h
Tardes: de lunes a jueves, de 16 a 20 h
Viernes cerrado

Entrevista a Antoni Milán: «Estudio a distancia en una universidad finlandesa a coste cero»

Profesor de matemáticas, estudiante de finés en Institut Nòrdic y ahora también estudiante a distancia en la universidad finlandesa Centria. Antoni Milán se está abriendo camino hacia el norte. Aquí puedes leer su historia.

Al igual que puede hacer cualquier ciudadano europeo, Antoni Milán ha aprovechado para estudiar gratis en Finlandia.

– ¿Por qué empezaste a estudiar finés?

– Empecé a estudiar finés porque conocí hace unos tres años a una mujer maravillosa y me gustaría poder mudarme a Finlandia para vivir con ella.

– Ahora has entrado en otra fase, porque estudias en una universidad finesa pero vives aquí. ¿Qué estudios estás cursando?

– Estoy estudiando para ser programador junior y poder programar con lenguaje Python, un lenguaje bastante usual para crear páginas web y desarrollar entornos de usuarios. En la costa de Ostrobotnia hay muchas empresas suecas y finlandesas que dan servicio en todo el mundo y exportan mucho. Entonces descubrí que la universidad de ciencias aplicadas de Centria, en Kokkola, organiza unos cursos basados en las necesidades de las empresas de la zona, y parece que ahora hay déficit de técnicos, como son los programadores. Me informé y me confirmaron que podía estudiar íntegramente desde aquí.

– Entonces ahora estás estudiando en una universidad finlandesa, pero desde Barcelona. ¿Y qué te cuesta todo eso?

– Es gratis. El sistema finés permite hacer casi todos los estudios sin coste, incluso para los ciudadanos europeos no residentes en Finlandia. En este caso me aceptaron, y no fui el único.

– Eres profesor de matemáticas en un instituto pero estudias para programador júnior, así que estás reorientando tu carrera…

– Aunque no ha sido de mi interés trabajar en el mundo de la programación, creo que es interesante y es una buena oportunidad. Estoy disfrutando al aprender y me ayuda el hecho de tener una base matemática. Si combino estos conocimientos con otras cualidades que pueda ofrecer, quizás alguna empresa me necesite y me contrate.

– ¿Cómo está organizado ese curso a distancia?

– Primero tuve que pasar una fase de selección, porque las plazas eran limitadas. Envié una carta de motivación y expliqué muy bien mis razones y mis habilidades. Me aceptaron. En septiembre me dieron acceso a una plataforma digital con todos los materiales, a través de la cual envío las tareas, recibo los comentarios y tengo conexión con los profesores. También hay mentoring classes, porque el curso es en inglés, aunque hay sesiones que son en finés. Puedo participar por Skype o ver los vídeos después en mi casa. El curso que estoy haciendo tiene además 6 semanas de prácticas en una empresa y estoy esperando a que me asignen una.

– Suena muy bien. ¿Es una muestra de cómo funciona Finlandia?

– Para mí es una muestra de una educación en que el estudiante es el foco de la organización, piensan qué es lo que necesita y qué necesitan las empresas. Es mucho más flexible que aquí: se adaptan los contenidos a la demanda real y la tecnología permite que cada uno estudie a su ritmo.

– Así que las empresas de la zona contactan a la universidad y los cursos se organizan a partir de las necesidades reales del mercado, ¿no?

– Sí, y hay cursos para otro tipos de perfiles necesarios allí, como el de software developer, que sería un desarrollador avanzado. En general en esa zona se requiere personal para trabajar en diversos ámbitos, y la escuela profesional de nivel medio también cuenta con programas para cualquier persona que viaje ahí y quiera incorporarse al mundo laboral. Primero se empieza por la lengua (finés o sueco) y luego se pueden probar diferentes oficios. Hay demanda en muchos puestos y también un sistema de acogida interesante, porque se adaptan a las necesidades de los alumnos y de la sociedad en general.

– Por lo que has contado, entonces las escuelas están muy conectadas con su entorno…

– Claro, porque para ellos un indicador de éxito es que los estudiantes, después de haber pasado por el curso, puedan incorporarse a un puesto laboral o bien seguir estudiando. Si no es así, la escuela incluso puede dejar de recibir los fondos que percibe por impartir esa formación.

– ¿A la larga te ves trabajando allí?

– Es difícil, pero si sigo luchando puede ser que consiga un trabajo allí y entonces me mudaría. Pero esto lo estoy haciendo sin urgencia, no es ahora algo que sea imprescindible. Aquí tengo un puesto de trabajo bastante bueno y, claro, lo que no puedo hacer todavía es renunciar a una gran parte de mi salario por vivir en Finlandia, pero quizás pueda conseguir marcharme allí y tener un salario parecido al de aquí. No se puede tener todo.

– Has estado varias veces en Finlandia. ¿Qué te parece como país?

– Creo que Finlandia es un país donde existen muchas oportunidades. Es un país muy abierto en el que todo el mundo me ha acogido muy bien. De hecho, me resultó fácil hacer amigos y siempre han sido muy amables. Además me encanta particularmente porque la naturaleza está presente por todos lados. Es un país moderno, está bien comunicado y tiene un sistema de vida que permite hacer muchas cosas por la tarde al salir del trabajo. La gente hace deporte, estudia… Se dan facilidades. No tendría problemas para integrarme.

– Aunque siempre se insiste en que hace mucho frío y que todo hay que hacerlo en el interior de los edificios…

– En España no estamos preparados para ese frío, pero en Finlandia sí. Allí nunca tienes frío en casa, y en cambio, yo tengo frío aquí en Barcelona, porque las paredes son muy finas y las viviendas no están tan bien aisladas. En Finlandia, si sales a la calle bien abrigado, no tienes sensación de frío y, de hecho, a mí incluso me gusta ese clima, ya que paso mucho calor en Barcelona. Cada vez que voy allí en invierno me baño en el lago después de la sauna. Este tipo de cosas yo las disfruto. También me gusta esquiar.

– ¿Has aprendido algo nuevo en Finlandia?

– Precisamente yo practicaba esquí alpino en el Pirineo y ahora he aprendido esquí de fondo. También he aprendido que cuando un país protege a los ciudadanos y les da servicios, como por ejemplo en esta escuela que he visitado, donde se promueve que los jóvenes con necesidades especiales vivan de forma independiente, cuando el país en sí está tan bien organizado que protege y ayuda a ser feliz en lo material, uno se siente parte de ese país. Si no recibes nada del estado, no tienes ayuda ni compensaciones, pues no te sientes integrado.

– Digamos que te sientes de alguna forma un patriota finlandés, ¿no?

– Soy muy fan de Finlandia. Incluso cuando estuve allí les pedí que me pusieran una bandera finlandesa en mi pipo, el gorro de lana, aunque dejé de llevarla porque soy consciente que un extranjero luciendo la bandera finesa es un poco extraño. Pero me siento orgulloso de tener relación con Finlandia.

– Si alguien está pensando en acercarse a Finlandia, ¿qué tipo de consejo le darías?

– Yo creo que cualquiera que visite Finlandia, tanto en invierno como en verano, se va a sentir atraído por el país, y si además tiene amigos allí va a sentirse muy bien acogido. No es un país para irse solo, sin conexiones, como ningún otro lo es, pero es abierto y a la gente le gusta conocer otras culturas. Hay muchas opciones y creo que vale la pena probar suerte allí si se tiene una atracción por los países nórdicos como yo la he tenido siempre. Es un lugar interesante, tanto para ir de vacaciones como para estudiar o trabajar.

Aprender un idioma nórdico, abrir una puerta al norte

Actualmente, aprender sueco, noruego, danés, finés o islandés es una alternativa realmente interesante para muchos

Actualmente, aprender sueco, noruego, danés, finés o islandés es una alternativa realmente interesante para muchos

Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia e Islandia tienen en total 27 millones habitantes. Desde el país más grande, Suecia, hasta el más pequeño, Islandia, los países nórdicos destacan en el mundo por su modelo de sociedad del bienestar, la calidad de vida, la igualdad de oportunidades y el buen nivel económico.

LEER MÁS

Mauricio Ortiz, de Bogotá a Oslo: «He recomendado mi trayectoria a mucha gente»

A veces la vida da muchas vueltas (y muy bonitas). Y eso es lo que le ha ocurrido a Mauricio Ortiz, un ingeniero mecánico originario de Bogotá, Colombia. Después de dos años en Oslo se encuentra en Barcelona, donde trabaja y estudia noruego para poder regresar al país de sus sueños lo más pronto posible. ¡Conoce su historia!

Hay mucho mar entre Bogotá y Oslo. ¿Cuál fue el inicio de toda esta aventura?
Partí de Colombia a España cuando tenía 20 años. Estudié 4 años ingeniería mecánica en León. Después de terminar la carrera tenía que hacer un máster, y vine a Barcelona porque me gustaba la ciudad. Luego entré en otro máster que era muy internacional, con muchos estudiantes de muchos países, y entre esas personas estaba mi novia, Camila, que es del norte de Noruega. Después decidimos continuar la vida en Oslo.

¿Por qué Oslo?
Oslo es la capital de Noruega, hay más integración, hay más cultura, más oportunidades e incluso el clima es más suave que en resto del país. Ya llevamos casi dos años allí.

Ahora vives temporalmente en Barcelona trabajando y estudiando en Institut Nòrdic. ¿Cuándo piensas volver a Oslo?
Depende mucho de conseguir un trabajo profesional de lo que he estudiado. En Noruega tienes que saber noruego, sino estás muy limitado en el mercado laboral.

¿En qué nivel estás ahora?
Estoy en B2. Ya que estoy en Barcelona decidí continuar estudiando el idioma para no perder el ritmo.

¿Qué te parece el noruego como idioma?
Me parece un alemán fácil. La gramática es sencilla; la pronunciación, difícil. Esa es mi conclusión. Entenderlo es un poco complicado al haber muchísimos dialectos, en total unos 400. Primero aprendes el estándar de Oslo y después lo vas ampliando.

Tu novia Camila es del norte de Trondheim. ¿Se habla muy distinto allí?
Sí. Toda su familia habla en dialecto, pero cuando ella se encuentra en Oslo habla bokmål, que es lo que se habla normalmente en la capital.

¿Y tú también tienes que enfrentarte a esa realidad de varios dialectos?
Sí, claro. De hecho, tal variedad me parece bien, porque al final aprendes más. Y me gusta mucho porque ves que el noruego es una lengua muy viva, pero hay que decir que todo esto genera retos.

Tu proyecto personal es quedarte a vivir en Noruega. ¿Qué te atrae de ese país?
¡Muchas cosas! Primero, la forma de vida. Se vive muy, muy bien allí, a pesar de que el clima es complicado. Pero a mi personalmente el frío no me molesta. También hay mucha tranquilidad en muchos aspectos: si tienes trabajo, estás bien. El bienestar social es de los mejores del mundo, no tienes que preocuparte de la educación de tus hijos, no hay problemas de vivienda, las jornadas laborales se respetan mucho, las vacaciones son buenas y las bicis no hace falta atarlas. ¡Todo está muy bien! El país da muchísimo. Y la gente es súper amable.

¿En Colombia se puede conseguir esa tranquilidad?
¡Imposible! Es como el agua y el fuego. Allí es todo lo contrario. Y si lo cuento en Bogotá ni siquiera me creen. A veces piensan que estoy exagerando. Hay mucho desconocimiento sobre el norte de Europa. Y si se conoce algo es el frío, y todos sabemos que el frío lo arreglas con buena ropa. Además, en verano no hace.

Antes de conocer a Camila, ¿Habías pensado mudarte al norte de Europa?
Siempre me había atraído, pero el punto final fue conocerla.

¿Recomendarías tu camino a otros?
Lo he hecho con mucha gente. Todos los que han conocido Noruega han quedado encantados.

¿Te ves de aquí a unos años como un noruego más? ¿Esquiando, subiendo al monte y desfilando en el 17 de mayo (día nacional) con la bandera noruega ondeando bien alta?
Sí, efectivamente.

 

Aprender finés: una experiencia lingüística única

Por Hannu Arvio, profesor de finés en Institut Nòrdic

En Institut Nòrdic puedes experimentar cómo es el idioma finés y cómo se aprende

«¿Cómo es el finés? —o finlandés, el termino que también se usa para definir el nombre del idioma».
«¿Cuál es la mejor manera de aprenderlo?»
«El finés tiene fama de ser complicado… ¿es verdad o es un mito?»
«¿Yo lo podría aprender?»

Estas son algunas de las preguntas que se pasan por la cabeza a las personas que están pensando en estudiar finés, y a las que esperamos poder dar respuesta.

No obstante, responder con exactitud es complicado, puesto que todos somos diferentes y nuestra capacidad y la manera de aprender idiomas varía. Algunas personas pueden dedicar mucho tiempo a los estudios y, en cambio, otras ni siquiera tienen tiempo para abrir el libro entre clase y clase. Además, vivimos en entornos distintos; no es lo mismo aprender finés viviendo en Finlandia, en un entorno completamente finlandés, que asistir a clase una vez por semana y fuera del país.

Uno de los aspectos más importantes para valorar si el finés es complicado para un hispanohablante es su lejanía respecto al español. Sin duda, aprender portugués o italiano es mucho más sencillo que cualquier idioma que resulte tan distinto del materno, como es el caso del finés.  Al preguntar a cualquier habitante de Finlandia si le ha sido difícil aprender su lengua (suomi, en finés), contestará que no le ha costado nada y que ni siquiera ha pensado que estaba aprendiendo algo. Como cualquier hablante, un finlandés también aprende a comunicarse en su idioma materno con fluidez sin reparar en que está haciendo algo extraordinariamente laberíntico.

Pero los que no lo tienen como lengua materna, con el finés se enfrentan sin duda a algo diferente. Se distingue del español en muchos elementos y de ahí viene su dificultad principal; pero no todo es así. A continuación, puedes ver algunos de sus aspectos típicos. Sí, es obvio que es muy diferente al compararlo con el español, pero, por otra parte, tiene particularidades que no resultan tan complejas.

Sufijos

A las palabras se les añaden todo tipo de sufijos que funcionan como preposiciones, posesivos, plurales, complementos directos o, incluso, como gesticulaciones o entonaciones. De hecho, la gramática del finés gira mucho alrededor de los sufijos, que a veces llegan a formar una larga cola detrás de la palabra que aporta mucha información:

barco = laiva
en barco = laivassa
en mi barco = laivassani 
¿en mi barco? = laivassaniko?
en mi barco (insistiendo) = laivassanipa
en mi barco (más  moderado) = laivassanihan
en mis barcos también = laivoissanikin

Además, algunas veces hay que establecer una raíz para poder realizar cambios consonánticos o añadir los sufijos necesarios:

Helsinki+ssä = Helsingissä (en Helsinki)
vesi = vedessä (en agua)
syödä+maan = syömään (a comer)

Los cambios causados por los sufijos pueden dar dolores de cabeza a los estudiantes de finés, pero tienen su lógica, y además no hace falta aprendérselos de memoria. Se pueden consultar casi todos en Internet, por ejemplo, en el diccionario de Kotus (Instituto de Idiomas de Finlandia) https://www.kielitoimistonsanakirja.fi/

Inexistencia de género

Ni los nombres ni los pronombres tienen género. En ese sentido, el finés es un idioma prácticamente neutro. Para ‘él o ella’ se usa la misma palabra: hän.

Vocabulario propio

Al ser un idioma que no tiene sus raíces en el latín, el finés cuenta con un vocabulario muy diferente. Además, para mantener su originalidad, se han impulsado los vocablos propios, e incluso hoy en día genera neologismos a partir de su terminología. Por ejemplo, cuando en tu móvil abres una aplicación, en Finlandia abres sovellus, que viene del verbo soveltaa, ‘aplicar’. Eso sí, el finés hablado es a veces muy aventurero y busca influencias de fuera. Muchas veces se usa la palabra appi o äppi para ‘aplicación’. De todos modos, los estudiantes de finés tienen que prestar mucha atención en aprender vocabulario y mantenerlo activo.

Pronunciación

Hablar finés fonéticamente bien no conlleva ninguna dificultad para un hispanohablante. Es sencillo; es algo que uno aprende sin esfuerzo extra, simplemente escuchando y hablando el idioma.

Verbos

Los tiempos verbales no son complicados. Hay un presente y tres pasados. El finés tiene seis grupos principales de verbos y apenas hay irregulares. Eso sí, tiene muchos verbos y definen con exactitud cada acción, por lo tanto, hay que aprender una gran cantidad. La conjugación es parecida a la del español: cada persona se conjuga:

Puhua = hablar
Minä puhun = yo hablo
Sinä puhut = tú hablas
Hän puhuu = él/ella habla
Me puhumme =nosotros hablamos
Te puhutte = vosotros habláis
He puhuvat = ellos/ellas hablan

Futuro

El finés no tiene tiempo verbal para el futuro. Se usa simplemente el presente, que normalmente se acompaña de una expresión de tiempo, como por ejemplo ‘mañana’ (huomenna), ‘en verano’ (kesällä) o ‘el año que viene’ (ensi vuonna).

Lengua hablada (puhekieli)

Una cosa es el finés estándar y otra cosa es el que se habla. Puhekieli es una variación del finés, economizado para un uso más informal cuando uno se comunica en un ambiente que lo permite. Es una mezcla de dialectos, de maneras de hablar y de diferencias generacionales y culturales. No es lo mismo para todos, sino que varía según quien hable y en qué contexto lo haga:

minä olen = yo soy (finés estándar)
mä oon = yo soy (finés puhekieli en sur de Finlandia)

Casos

El finés no tiene preposiciones, pero lo que sí tiene son 15 casos, cada uno con su plural. La gran mayoría de ellos corresponden a preposiciones, pero algunos no tienen equivalencia en el español. Por lo tanto, puede costar un poco cogerles el tranquillo. A continuación, algunos casos declinados:

en barco = laivassa
de barco = laivasta
al barco = laivaan
por el barco = laivalla
los barcos (plural determinado) = laivat
barcos (plural indeterminado) = laivoja

Es importante mantener la motivación…

Para aprender finés hay que tener, sobre todo, ganas, disciplina y motivación. El inicio de esta tarea enorme, que es aprender un idioma nuevo, suele fluir con mucho entusiasmo; pero a la que surgen los primeros apuros, peligra la motivación. Durante esos momentos bajos que cualquier estudiante de idiomas afronta de vez en cuando, lo más aconsejable es pensar en el futuro. Recordar otra vez por qué se decidió estudiar finés y qué es lo que puede aportar en la vida.

…y vivir en finés

Ir a clase de finés es una manera eficaz de aprender el idioma, pero muchas veces no es suficiente, en especial si no se habla esta lengua en el entorno del estudiante. En este caso, más vale empezar a crearlo uno mismo. Hay muchas maneras. Las aplicaciones, los buzones de correo, los medios sociales, etc., se pueden configurar en finés. Igualmente, hay muchos recursos y muy variados en ese idioma a los que acudir: música, programas de radio, series, películas, aplicaciones educativas, literatura, blogs o vídeos de youtubers. Pero lo más importante es conocer a algún finlandés y, además, mantener la relación en finés.

Anabel Real, cantante de ópera y licenciada en Traducción e Interpretación: “Para mí, escuchar es la clave para aprender sueco”

Desde el nivel principiante hasta el B1 (tercer curso) en solo un año y medio. Es lo que ha conseguido esta soprano políglota que cree que para avanzar rápido en los idiomas no hay que verlos como una obligación. Le gusta escuchar música, pódcast, leer y ver series y películas; y lo hace también para estudiar sueco.

Anabel en una actuación reciente en el Auditorio Municipal de Ourense

¿Por qué estudias sueco?
No tengo un motivo exacto. Me gustan las lenguas, he estudiado muchas y el sueco siempre me ha llamado la atención.

¿Qué idiomas sabes?
Catalán, castellano, inglés, alemán, italiano, francés, sueco, y sabía algo de polaco. Siempre me han interesado los países nórdicos, pero antes de apuntarme quise hacerme una idea de cómo era la lengua y vi que entendía muchas cosas gracias a hablar alemán. Encuentro muchas similitudes con las raíces de las palabras, los verbos… Me apasiona comparar las palabras en distintas lenguas.

Desde el punto de vista de una cantante de ópera, ¿cómo suena el sueco?
Tiene sonidos que en otras lenguas no utilizo. Por ejemplo, la letra a suena a veces como una melodía. Es una lengua en la que la entonación es importante porque influye en el significado de las frases, cosa que no ocurre en otras que conozco, como el alemán.

¿Crees que ser cantante de ópera y dominar la sonoridad te facilita aprender sueco?
Creo que mi oído musical me ha ayudado mucho en todas las lenguas que he aprendido. Tengo memoria visual, pero mi memoria auditiva es mucho mejor; aprendo muy rápido simplemente escuchando. Cantar ópera puede que ayude, ya que estudiamos mucha fonética y eso me ayuda a identificar cómo se colocan los sonidos en la boca y reproducirlos más fácilmente que otras personas.

Así que captas más fácilmente la sonoridad…
Sí, por ejemplo, cuando la profesora indica que el sonido de una a es diferente al de otra, lo noto.

¿Estás pensando en incluir algún repertorio en sueco?
Sí. He pensado en incluir algunas piezas de Stenhammar, Alfvén, Norqvist, Peterson-Berger o Sibelius, un compositor que, aunque no es sueco, tiene canciones en este idioma.

Solo llevas un año y medio estudiando y ya estás en el B1 (tercer curso). Has avanzado muy rápido. ¿Qué te parece el idioma en sí?
Creo que el sueco puede resultar más sencillo en función de las lenguas que ya hablas. Yo por defecto lo comparo siempre con el alemán, que es el idioma que utilizo cada día y, claro, al no tener declinaciones y no conjugar los verbos, se aprende más rápido. Difícil no es, pero hay otras cosas especiales, como palabras muy largas que cuesta más recordar cómo se escriben. El mismo sonido se puede escribir con diferentes grafías.

Te encanta acudir al Kaffè i Parlå, el intercambio lingüístico que se celebra en Institut Nòrdic cada dos meses, ¿verdad?
Sí. Cuando empecé hace año y medio, fui a la primera sesión. No podía hablar, pero entendía. Luego, por cuestiones de trabajo no pude volver y, cuando lo hice, encontré una chica sueca y noté que ya podía mantener una cierta conversación. ¡Solo en un año! Aquello me animó mucho a seguir.

Muchas veces los estudiantes acaban creando una metodología propia para avanzar con el idioma. ¿Cuál es tu metodología de aprendizaje?
Para mí, escuchar sueco es la clave, e Internet facilita mucho encontrar material, tanto pódcast como vídeos en que puedes descubrir gente que habla de temas interesantes, como libros, películas o series. También suelo leer bastante en el idioma cuando alcanzo un cierto nivel. Lo importante es que para aprender no debes verlo como una obligación. Hay que incluir cosas agradables en el día a día, escuchar música de ese país, cantarla, pronunciarla…

¿Profesionalmente te verías en Suecia?
Mañana mismo me iría si me contrataran. No he mirado las posibilidades que hay, pero es cuestión de ponerse a buscar agentes, audiciones… Nunca se sabe…

¿Hay alguna palabra que hayas aprendido que te guste en especial?
En la clase se habla mucho de cultura sueca y me encanta el concepto de fredagsmys que consiste en juntar a toda la familia en un día y hora determinados para comer, ver películas, charlar, desconectar… Yo no lo he hecho nunca en casa y me parece muy atractivo.

Canal de Youtube de Anabel Pérez Real, soprano

 

Series nórdicas en emisión actualmente en España (II): Noruega, Finlandia e Islandia

Desde gánsteres en Noruega hasta un barco danés atracado en Islandia y que alberga un asesino dentro, pasando por las aventuras de una disparatada comunidad vikinga. Noruega, Finlandia e Islandia producen cada vez más series y más interesantes.

 

Noruega

Al igual que contamos en nuestra entrada sobre las series danesas y suecas, Noruega corrobora la diversidad y calidad de la ficción nórdica. En este momento se emiten hasta siete series noruegas en diversas plataformas españolas.

Zona Fronteriza (Grenseland o Borderline) – Netflix

Cuenta la historia de un inspector de policía que encubre un caso de asesinato para proteger a su familia. Cuando su compañera sospecha que algo está ocurriendo, su trabajo correrá peligro.
Protagonizada por: Tobias Santelmann, Ellen Dorrit Petersen, Benjamin Helstad

 

Norsemen (Vikingane) – Netflix

Norsemen es una serie de vikingos, pero no una serie al uso, sino en tono de comedia. Es una divertida parodia sobre una comunidad vikinga que vive en la aldea de Norheim, allá por el 790 d. C.  Como buenos vikingos, solucionan todos sus problemas con violencia y se pasan el día saqueando, robando y esclavizando a otros pueblos, pero de una forma bien disparatada.
Reparto: Kåre Conradi, Silje Torp, Nils Jørgen Kaalstad

 

Lilyhammer – Netflix

Tras testificar contra la mafia, el gánster retirado Frank Tagliano participa en un programa de protección de testigos y pide que lo envíen a Lillehammer, Noruega, donde piensa que estará a salvo. Bajo el nombre de Giovanni Johnny Henriksen, retomará su vida criminal mediante extorsiones y otros trabajos poco legales, todo ello gracias a la ayuda de nuevos amigos noruegos y algún que otro romance.
Protagonizada por: Steven Van Zandt, Trond Fausa, Steinar Sagen

 

Young and promising (Unge lovende) – Filmin

Elise vuelve a Oslo desde Los Angeles, donde dice triunfar como monologuista, para renovar su permiso de turista. En realidad trabaja como mascota de un centro comercial, pero no quiere confesarlo. Ya en casa se reencuentra con sus amigas Nenne, escritora en ciernes, y Alex, aspirante a actriz. Su primera sorpresa será descubrir que su padre va a ser de nuevo papá…

La respuesta nórdica a series como Girls o Fleabag, pero con tres treintañeras de Oslo.
Reparto: Siri Seljeseth, Gine Cornelia Pedersen, Alexandra Gjerpen

 

Valkyrien –Filmin

Ravn es un médico que trabaja en el hospital más prestigioso de Oslo y solo vive para curar la enfermedad terminal que padece su mujer. Leif, un peculiar individuo obsesionado con el apocalipsis nuclear, trabaja en la conservación y el mantenimiento de los refugios subterráneos que usaron los noruegos durante la Segunda Guerra Mundial. Ambos llegarán a un pacto que desencadenará consecuencias fatales.

Serie ganadora de tres premios Golden Screen, los premios de la televisión noruega.
Reparto: Sven Nordin, Pål Sverre Hagen, Pia Halvorsen, Ellen-Birgitte Winther, Mikkel Bratt Silset

 

Norwegian cozy (Koselig med peis) – Filmin

Georg vuelve a casa con su padre, Frank, en el pueblo donde también vive su madre y su hermano pequeño. Georg quiere ser padre, pero teme acabar siendo un cascarrabias como Frank. Mientras intenta no volverse loco, empieza a escribir cartas a su futuro hijo a la vez que busca una madre adecuada. Cuando un miembro desconocido de la familia aparece de repente, la familia da un vuelco que la obligará a permanecer unida.
Reparto: Anders Baasmo Christiansen, Anders Danielsen Lie, Stein Winge, Tone Danielsen, Kristin Kajander, Martin Mölsted

 

Varg Veum – Filmin

La plataforma Filmin también permite ver en formato serie las películas creadas para televisión protagonizadas por el detective Varg Veum.
Imprescindible para los amantes del thriller nórdico y los seguidores de Wallander.

Reparto: Trond Espen Seim, Bjørn Floberg

NRK.no (programas en el extranjero)

Para aquellas personas que conozcan en idioma noruego, la cadena estatal de televisión noruega NRK dispone de una amplia selección de programas en abierto y en versión original subtitulada en noruego. Entre ellos se encuentran varias series, a las que se puede acceder desde cualquier punto del mundo.

 

Finlandia

Deadwind – Netflix

Pocos meses después de sufrir una trágica pérdida, la inspectora Sofia Karppi investiga el asesinato de una mujer vinculada a una constructora de Helsinki.
Reparto: Pihla Viitala, Lauri Tilkanen, Jani Volanen

 

 

Islandia

Cerramos el repaso a las series nórdicas que se pueden ver actualmente en España con la serie islandesa Atrapados.

Esta serie de TV relata cómo un ferry con trescientos pasajeros procedente de Dinamarca atraca en el puerto de un pequeño pueblo islandés cuando arrecia en la zona una fuerte tormenta de nieve. El barco no puede abandonar el puerto hasta que pase la tormenta y las principales carreteras están intransitables. Un cuerpo mutilado y sin identificar aparece en el agua, asesinado hace tan sólo unas horas. El jefe de la policía local, Andri Olafssun, se percata de que el asesino ha desembarcado en su pueblo. Mientras los rumores se propagan, la tranquilidad se convierte en caos y tanto los pasajeros del ferry como los habitantes del pueblo entienden que todos son posibles sospechosos y que hay un asesino atrapado entre ellos.

Atrapados (Ófærð) – Movistar Plus
Reparto: Ólafur Darri Ólafsson, Ilmur Kristjánsdóttir, Ingvar Eggert Sigurðsson

 

¿Has visto alguna de las series de este post? ¿Qué te han parecido? ¿Conocías la existencia de todas ellas? ¿Echas a faltar alguna?

Institut Nòrdic lanza Aula Virtual

Como novedad de este año, lanzamos dos grupos, uno de sueco y uno de finés, en Institut Nòrdic Aula Virtual.

 

Una clase de idiomas en Aula Virtual es prácticamente igual que una presencial, con la diferencia que puedes asistir estés donde estés. El entorno en Internet incluye todos elementos esenciales para el aprendizaje.

  1. Contacto audiovisual a tiempo real y 100% ininterrumpido con el profesor y con los demás estudiantes
  2. Pizarra digital
  3. Chat instantáneo
  4. Posibilidad de compartir la pantalla y documentos

Además, las sesiones quedan grabadas y estarán disponibles durante 7 días después de la clase.

 

Horarios

Sueco nivel A1.1

  • Lunes 16:00-16.55 h, 21/01/19-17/06/19
  • Máximo 6 personas por grupo
  • 20 sesiones de una duración de 55 minutos en directo con el profesor + una sesión técnica personalizada antes de iniciar el curso + una sesión de examen oral después de acabar el curso.
  • Profesora: Amanda Monjonell Mansten
  • Precio 230 euros + material (consulta los detalles pulsando en el botón de abajo).
 Antes de matricularte, lee toda la información aquí:

Finés nivel A1.1

  • Martes 18.00-18.55 h, 22/01/19-11/06/19
  • Máximo 6 personas por grupo
  • 20 sesiones de una duración de 55 minutos en directo con el profesor + una sesión técnica personalizada antes de iniciar el curso + una sesión de examen oral después de acabar el curso.
  • Profesor: Hannu Arvio
  • Precio 230 euros + material (consulta los detalles pulsando en el botón de abajo).
Antes de matricularte, lee toda la información aquí:

Series nórdicas en emisión actualmente en España (I): Dinamarca y Suecia

 

Desde un cadáver partido entre dos países hasta la vida familiar sueca moderna, pasando por una profesora sin pelos en la lengua. La ficción de origen nórdico viene pegando fuerte. Si hace un tiempo fue la novela negra, en los últimos tiempos las series de todo tipo han logrado traspasar fronteras y demostrar en todo el mundo su gran calidad y diversidad, sobre todo a partir del auge de ciertas plataformas de contenidos audiovisuales en streaming.

Dada la gran cantidad de series nórdicas que se pueden ver actualmente en España, las dividiremos en dos artículos. En este, repasaremos las procedentes de Dinamarca y Suecia.

 

Dinamarca

Dinamarca es líder en lo que a número de series disponibles en nuestro país se refiere, con hasta 8 producciones en emisión actualmente.

El combatiente (Kriger) – Estreno de Netflix

Un veterano de guerra regresa a casa en Dinamarca con la esperanza de llevar una vida normal, pero se ve inmerso en la peligrosa lucha entre una banda de motoristas violentos y los policías decididos a acabar con ellos… En su última misión algo salió mal, y el mejor amigo del veterano murió. Para aliviar su culpa, decide ayudar a la viuda y queda atrapado en una guerra personal como agente encubierto.
Reparto: Dar Salim, Danica Curcic, Lars Ranthe

El combatiente (Kriger)

The Legacy (Arvingerne) – Movistar+ Series

La reputada artista plástica Veronika Gronegaard muere a causa de un cáncer y deja la parte más valiosa de su herencia -una enorme mansión familiar- a una hija que tiempo atrás había dado en adopción. Al conocerse el testamento, el resto de sus hijos comienza una batalla legal.
Reparto: Trine Dyrholm, Jesper Christensen, Marie Bach Hansen, Carsten Bjørnlund

The Legacy (Arvingerne)

Bajo la superficie (Gidselstagningen)

Quince ciudadanos son secuestrados y retenidos en un convoy del metro de Copenhague. Como que el gobierno se niega a pagar el rescate de cuatro, los terroristas se ponen en contacto con la presentadora de las noticias locales, con el fin de hacer mediático el secuestro. Las consecuencias políticas no tardan en llegar.
Reparto: Johannes Lassen, Alexandre Willaume, Peder Thomas Pedersen

Bajo la superficie (Gidselstagningen)

Algo en que creer (Herrens veje) – Movistar+ Series

Johannes es un ferviente y a veces agresivo ministro de la Iglesia de Dinamarca, con un carácter carismático y un alma torturada que, en ocasiones, lo sume en profundas depresiones. Durante estos descensos a los infiernos, Johannes se aleja de su familia y se da a la bebida y las mujeres. Pese a todo, es un referente moral absoluto para su familia, algo que él percibe como su gran responsabilidad, por el largo legado que debe mantener y transmitir.
Reparto: Lars Mikkelsen, Morten Hee Andersen, Simon Sears, Ann Eleonora Jørgensen

Algo en que creer (Herrens veje)

Separándonos juntos – Movistar+ Series

Line y Martin reúnen a la familia para darles una noticia: van a divorciarse. Pero la crisis bancaria ha provocado que su hipoteca cueste más que su casa y no pueden venderla en este momento. De este modo, y debido a que ninguno quiere renunciar a sus hijas y aún se llevan bien, deciden vivir en la misma casa hasta que puedan separarse definitivamente.
Reparto: Maria Rossing, Peter Plaugborg, Viola Martinsen

Separándonos juntos

Rita – Netflix

Comedia dramática danesa sobre Rita, una profesora independiente, sin pelos en la lengua y muy querida entre sus alumnos, aunque no tanto entre los adultos.
Reparto: Mille Dinesen, Carsten Bjørnlund, Lise Baastrup

Rita

The Rain – Netflix

Seis años después de que un virus aniquilara a casi toda la población escandinava, dos hermanos se unen a un grupo de supervivientes en busca de protección y respuestas.

Reparto: Alba August, Lucas Lynggaard Tønnesen, Mikkel Boe Følsgaard

The Rain

 

Borgen – Movistar+ Series

Creada por Adam Price (Algo en que creer) y protagonizada por Sidse Babett Knudsen (1864), Pilou Asbaek (Juego de Tronos) y Birgitte Hjort Sørensen (Vinyl), Borgen gira en torno al mundo de la alta política, los entresijos del poder y los medios de comunicación. La crítica destaca su perfección y la sitúa al mismo nivel que El ala oeste de la Casa Blanca o The Good Wife.

Borgen

Otras series danesas destacables que no se pueden ver actualmente

Aunque no están disponibles ahora a través de ninguna plataforma, merece tener en cuenta series como Dicte, Forbrydelsen, Bedrag o 1864, de gran calidad y éxito en su momento.

 

Suecia

El país escandinavo con mayor población cuenta en este momento con tres grandes series en emisión en nuestro país: dos propias y una coproducción.

Una familia unida (Bonusfamiljen) – Netflix

Tragicomedia sueca en que una pareja que acaba de empezar, sus ex y sus hijos se enfrentan a los desafíos emocionales y las complicaciones de la vida familiar.
Reparto: Vera Vitali, Erik Johansson, Fredrik Hallgren

Una familia unida (Bonusfamiljen)

Fallet – Netflix

Una detective sueca y su tímido compañero británico intentan resolver un horrible caso de asesinato, a pesar de la confusión y la mala comunicación.
Reparto: Lisa Henni, Adam Godley, Tomas von Brömssen

Fallet

Coproducción sueco-danesa

El puente (Bron/Broen) – Netflix

Con el puente que conecta Dinamarca y Suecia como telón de fondo, la serie suma el buen hacer de los dos países y se ha convertido en una de las más populares y con más seguidores en nuestro país.
La aparición de un cuerpo en medio del puente obligará a un detective danés y a una detective sueca a colaborar en la búsqueda del asesino.
Reparto: Sofia Helin, Kim Bodnia, Dag Malmberg

El puente (Bron/Broen)

Angel Romero, estudiante de finés: “Soy muy finlandés en muchas cosas”

De Ciudad Juárez a Tampere pasando por Institut Nòrdic. Angel Romero se muda a Finlandia con la idea de vivir allí como un finlandés. En esta interesante entrevista nos cuenta su opinión sobre el finés y Finlandia.

Angel Romero: «Finlandia ha cambiado mucho mi mentalidad. Te hace ser más abierto».

 

¿Cuál fue tu primera impresión cuando escuchaste el finés?

Sentí que era un idioma que no se parecía a nada de lo que había oído antes. Lo veía muy complicado y con palabras muy muy largas.

Ahora llevas estudiándolo un par de años. ¿Ha cambiado tu opinión? 

Ahora lo veo más sencillo de lo que me pareció en su momento, quizás porque he tenido contacto con el idioma a nivel personal y eso me ha ayudado bastante. Ya no se me hace tan complicado, aunque lo es.

¿Cuál es el secreto para aprender finés? 

Creo que es importante tener a alguien con quien practicarla pareja, amigos… A mí también me funcionó ver películas en inglés o en español con subtítulos en finés y, en general, todo aquello que permite adquirir vocabulario. Puedo entender muchas conversaciones porque entiendo más o menos el vocabulario utilizado.

Empezaste a aprender finés porque tu pareja es finesaAhora estás preparando la mudanza para ir a Tampere. ¿Pensabas que acabaría ocurriendo eso? 

Cuando mi novia y yo nos conocimos hace casi 7 años, no pensé en ello, pero al año siguiente ya sí. Quería estar con ella y pensé que en un futuro lo más probable es que nos fuéramos a vivir a Finlandia. De hecho, al casarnos ya lo tuve claro.

¿Así que ya tenías claro que podrías vivir en Finlandia?

Sí, lo tenía claro porque la conocí allí. Viví allí dos meses, y aunque fue en verano, la cultura me gustó como para planteármelo.  

 Los mismos finlandeses dicen que Tampere es la ciudad donde les gustaría vivir. Es una ciudad que goza de muy buena fama. ¿Tú lo has notado, en Tampere? 

Sí. Tampere fue la primera ciudad que conocí de Finlandia, donde estuve dos meses. Es más pequeña que Helsinki, pero lo sigues teniendo todo y hay menos tráfico, menos jaleo, y es más barata. Estar cerca de los lagos es un punto a favor. Además, es un lugar con un gran tejido empresarial y trabajo abundante en mi sector, el de la ingeniería.  

¿Qué le atrae de Finlandia a un mexicano de Ciudad Juárez? 

Me atrae mucho el tema de la organización. En mi país no hay demasiado orden y yo soy una persona muy organizada. Cuando viví en Alemania ya lo experimenté y me sentí muy cómodo. En Finlandia las reglas funcionan, los trámites funcionan. Para mí, Finlandia es sinónimo de orden y eficiencia. Se pagan impuestos, pero se ven reflejados en la vida diaria.  

¿Aspiras a integrarte como un finlandés más y obtener la nacionalidad? 

Sí, de hecho, ya me he informado sobre el tiempo que necesito para obtener la nacionalidad finlandesa, y obviamente uno de los requisitos es el finlandés. Después de 4 años, que es lo que necesito, no debería de haber ningún problema para pasar el examen. 

 ¿Te gustan las costumbres finlandesas? 

No he esquiado nunca, pero me gustaría probarlo. Por el resto, soy muy finlandés en muchas cosas. De hecho, soy un adicto al avanto (nadar en invierno en un agujero en el hielo).  Cuando voy a Finlandia siempre me atrevo, haga el tiempo que haga. También me encanta ir a buscar setas al bosque. Estoy adaptado porque voy muy a menudo a Finlandia. 

 ¿Te ha sorprendido haberte adaptado tan rápido? 

Sí, he cambiado mucho mi mentalidad, incluso hasta en cuestiones religiosas. En Finlandia casi toda la población es luterana o agnóstica. Yo soy católico, pero cada vez me hago más liberal en ese aspecto. En México es impensable que te puedas casar en una misma boda con un sacerdote católico y uno luterano. Esas cosas te abren los ojos y te hacen ser más abierto.  

 Te vas a Finlandia habiendo conseguido ya trabajo allí, ¿verdad? 

Sí, he conseguido trabajo en una empresa sueca, Sandvik, que se encuentra también en Finlandia. En todo caso, es una empresa nórdica.  

¿Qué expectativas tienes? 

Va a ser un reto profesional, porque supone avanzar respecto a lo que hacía aquí. Pero también lo va a ser en otro sentido, no tanto por el idioma, porque trabajaré en inglés, sino por la adaptación al ambiente laboral. La cultura empresarial es más abierta. Aquí en la empresa en que trabajaba eran muy tradicionales y allí son muy innovadores, lo que es nuevo para mí. Además, aunque me voy a una empresa internacional, muchas de las personas que hay allí son fineses y hablan en finés, lo que me obligará a aprenderlo mejor para integrarme. También me apuntaré a los cursos que ofrece la empresa para aprender el idioma, algo que considero muy positivo. 

 ¿Cómo son las condiciones laborales que te han ofrecido? 

Son mejores que las de aquí. Hay excepciones, claro, pero en general los salarios son más elevados que en España.  A parte de eso hay muchas ventajas sociales. En la empresa a la que me voy me entregan una tarjeta para actos culturales, que se puede usar para ir a conciertos y eventos. Además, esta empresa cuenta con gimnasio, algo que parece ser habitual en Finlandia. De hecho, tenemos hasta una piscina.  

 ¿Crees que contarás pues con un poder adquisitivo elevado, teniendo en cuenta los salarios y el precio de la vida? 

Sí, muy elevado. Soy afortunado por contar con buena educación y experiencia en poco tiempo y siento que voy a un lugar donde tendré un poder adquisitivo mayor del que imaginaba, porque de los empleos que me ofrecieron este supera de sobras el límite respecto a lo que estaba buscando.